Skip to main content

Tabernas castizas hay muchas, pero que unan este concepto tan madrileño con una decoración ecléctica donde las haya, una carta donde los clásicos castizos se entrelazan con productos y sabores del mundo, y una selección de vinos de pequeños productores, solamente hay una muy difícil de catalogar, La Nobia.

El barrio de Lavapiés es el escenario perfecto para esta taberna «canalla» en la que el chef Juan Rioja, formado en Le Cordon Bleu de Londres, y con experiencia en Francia, Reino Unido, India y Tailandia, y Edu Román, hacen «lo que les da la gana» con productos sencillos, muchos de ellos fruto del mestizaje del propio barrio, en una carta muy original, llena de platos interesantes, que ahora te contamos.

Desde un Gazpacho picante de maíz, hasta unas croquetas de coco y boniato, pasando por el puerro asado con mojo rojo, una tremenda oreja con parmentier, un cordero para enmarcar, o una selección de postres más que resultones… En La Nobia hay mucho que pedir, y mucho que beber, pues además de cócteles también trabajan una buena selección de vinos (algunos naturales) de pequeños productores, principalmente de la geografía nacional. Esto fue lo que pedimos.

Mientras nos tomamos un Vermut de La Nobia (lo elaboran con manzanilla), llegaron los dos primeros entrantes. Croquetas de coco y boniato, extracrujientes y 100% veganas (la bechamel la hacen con leche de coco); y Gazpacho picante de maíz, con pico de gallo de tomates secos y pulpo.

Y seguimos con platos perfectos para el verano, con un Ceviche de corvina y melón, con maíz cancha, cebolla morada encurtida, y una leche de tigre muy original con base de leche de almendras.

Puerro asado con mojo rojo, bacalao ahumado, aceituna negra deshidratada y piñones.

Un fuera de carta, Tuétano con navaja, sunomono (ensalada japo de pepino), y picada de tomate y cebolla. Rascas, pillas de todo con una cuchara, y flipas.

Y finalmente sus dos platos estrella, la Oreja adobada, cocida y frita (cortada el láminas super crujientes) sobre parmentier de patata y salsa brava; y media de Cordero meloso a baja temperatura, con berenjena a la llama. La salsa es el caldo del cordero con miel. Estos platos, por si solos, justifican la visita a La Nobia.

Por último, dos postres: Esponja de chocolate (una mezcla entre coulant y brownie) con crema de chai y jengibre, y su Mousse de plátano con toffee y crumble de galleta. En La Nobia también hay que dejarse hueco para el dulce, créeme, merece la pena.

En resumen, en La Nobia te vas a encontrar una taberna castiza, como las de toda la vida, con una selección de platos (la mayoría con un toque viajero) muy interesante, todos ellos con un twist. Juanma Ortega (propietario) lo tiene claro, ofreciendo producto sencillo, bien tratado, en una carta completa con grandes clásicos como la Oreja (no dejes de pedirla), el Gazpacho de maíz, o su Cordero meloso con berenjena. Con un ticket que rondará los 40 euros/persona, es parada obligatoria si andas por el barrio de Lavapiés.

Nota: todos los primeros martes de cada mes, organizan junto con Cervezas Alhambra, unas catas guiadas con un interesante menú, a un precio de 35 euros/persona. 

Aquí tienes su web, y aquí puedes seguir a La Nobia en Instagram.

C/ Salitre, 45

Suscríbete AQUÍ a nuestra newsletter para que te enviemos al mail, cada semana, todos nuestros planes y recomendaciones gastronómicas.

David

Buena dentadura, estómago de hierro, casi dos metros y un metabolismo maravilloso... una máquina de comer. Alguien tiene que hacerlo, así que como y bebo como loco para después contártelo y que vayas a tiro hecho.

Deja un comentario

Suscríbete a
nuestra newsletter

Déjanos aquí tu email y te mandaremos un correo a la semana con todos nuestros planes gastronómicos recomendados.

error: ¡Vaya! Nuestro contenido está protegido