Skip to main content

Desde que te hablamos de ellos, cuando abrieron hace algunos meses, varias han sido las visitas que les hemos hecho… y ya iba siendo hora de dejar claro por aquí también que estamos ante la que es, a día de hoy, nuestra opción favorita para esos desayunos tardíos o comidas tempranas, sanas y de mucha calidad, por el centro de Madrid. Así de categórico. Esta semana te hablamos de Natif.

Y es que sitios para desayunar en Madrid hay muchos, y para tomar un brunch, también… pero con una propuesta tan sólida y bien trabajada como Natif, es complicado encontrarlos.

Los artífices de la misma son Roberta y Juan (italiana y argentino) quienes se conocieron trabajando en Australia, y tras años de experiencia en casas de referencia tanto allí como en Italia, se decidieron a montar su proyecto propio, con la gran suerte de que eligieron nuestra ciudad como destino.

En Natif te vas a encontrar un gran café de especialidad (con el Mediterráneo como leitmotiv de su decoración), como nexo de unión entre la parte gastronómica, donde Juan es el que manda, y la pastelera, donde lo hace Roberta. Ambos lo bordan en sus campos, y así este se convierte en un lugar en el que puedes ir a desayunar, pero también a comer de maravilla.

Acaban de cambiar su carta, que la van rotando por temporadas y siempre con la premisa de ofrecer el concepto de Brunch australiano (allí es muy típica la fusión entre en desayuno y el almuerzo), que tanto les gusta a ellos (y a nosotros). Así, y tras haber probado ya sus clásicos Halloumi Shakshuka y Benedict´s carbonara, hemos tenido que ir de nuevo para contarte lo que se traen entre manos. Vamos al lío.

Empezamos con el Waffle della Nonna, un waffle de albahaca, con huevos revueltos, stracciatella, aceituna lechin y tomates secos sicilianos. Alta cocina en formato brunch. Solo por este plato, ya merece la pena la visita a Natif… pero la cosa no quedaba ahí.

Luego, otro nuevo must de Natif, su Nórdic Toast, Sourdough de semillas, con gravlax de salmón, emulsión de crema agria (eneldo y jugo de limón), chalotas encurtidas y limón encurtido. Una auténtica barbaridad, así sí me como yo una tosta.

Por último, una Focaccia vegana (con 48 horas de fermentación), 100% espelta y semillas, con queso fermentado de cajú, calabacín y espárragos al grill, y salsa gremolata. Ligera y sabrosa a partes iguales.

Por último, teníamos que probar alguna de las especialidades de Roberta. Nos decantamos por su Tartaleta de cacao, con bizcocho de pistacho, jalea de frambuesa y frutos del bosque, y ganache de pistacho (el gran favorito de Roberta) con frambuesa fresca, acompañada por un soberbio Flat White con café de Puchero.

Qué gusto da tener sitios como Natif en Madrid, qué buenos son estos chicos, y qué ganas tienes de volver según sales por la puerta. No hay mejor señal de que aquí saben lo que hacen. Tanto en su sección «Early morning» (desayunos), como en su «No tan early» (comida, lo que te recomendamos esta semana), todo lo que pidas lo hacen ellos, con cariño (y esto se nota) y además esta escandalosamente bueno. Según lo que pruebes, así será el ticket, pero para que te hagas una idea, los platos oscilan entre los 5 euros y los 12,50 euros. Por lo que desayunar de lujo te saldrá muy bien de precio. ¡Ya nos contarás cuando te animes!

Aquí os dejamos la página web de Natif, y también su dirección:

C/ Santa Teresa, 2.

Suscríbete AQUÍ a nuestra newsletter para que te enviemos al mail, cada semana, todos nuestros planes y recomendaciones gastronómicas.

David

Buena dentadura, estómago de hierro, casi dos metros y un metabolismo maravilloso... una máquina de comer. Alguien tiene que hacerlo, así que como y bebo como loco para después contártelo y que vayas a tiro hecho.

Deja un comentario

Suscríbete a
nuestra newsletter

Déjanos aquí tu email y te mandaremos un correo a la semana con todos nuestros planes gastronómicos recomendados.

error: ¡Vaya! Nuestro contenido está protegido