Pequeños electrodomésticos futuristas; utensilios para manipular los alimentos que parecen piezas de decoración; diferentes tipos de menaje súper eficaces y estilosos; recipientes muy útiles para almacenar, conservar y prolongar la vida de la comida… Sí, los gadgets para la cocina molan ¡y mucho!, hasta el punto de que la demanda de estos productos no para de ser una moda en alza.

Anuncios

De hecho, vemos cómo el entorno de la cocina en general se ha convertido en una de las áreas de actividad con mayor creatividad y capacidad de innovación, no solo en lo relativo a la fusión de alimentos, sino también en lo relacionado con el diseño funcional de las herramientas que necesitamos para ello. Pero… ¿conocemos el porqué de esta tendencia que no cesa?

Una de las razones principales es que, como bien dice Miquel Garriga, General Manager en Zwilling J.A. Henckels Iberia, S.A., la cocina ha pasado de ser algo meramente profesional a un must en la vida personal. “Ahora mismo, los chefs son tan famosos como las estrellas de cine o los futbolistas, cocinar ha dejado de ser una tarea obligada para pasar a ser un placer, un hobby, y una actividad social de primer nivel. La gastronomía está presente en los medios y goza de amplias audiencias en TV, y la cocina como lugar ha ganado espacio en las casas siendo el centro neurálgico de muchos hogares.

Las cocinas abiertas al salón y las cocinas visibles en restaurantes están a la orden del día, y son una muestra evidente de lo que ha sido la inspiración de nuestra marca en los últimos años, lo que llamamos el Modern Living Kitchen”, comenta de forma entusiasta. En este boom del mundo gastronómico, el diseño y la tecnología han jugado un papel fundamental.

Cocinando el cambio

Uno de los ejemplos más evidentes de cómo un producto necesario se puede convertir en un gadget imprescindible es Zwilling. La marca alemana nació en 1731 centrando todos sus esfuerzos en el diseño de cuchillos de primerísima calidad y ahora, casi tres siglos más tarde, sigue llegando a cualquier rincón del planeta como un referente en todo tipo de utensilios de cocina. La razón de su éxito entre los compradores es sencilla: sus productos dejan huella en el consumidor por su calidad, por su durabilidad y por cómo resuelven su cometido, es decir, por su funcionalidad.

“En nuestro caso, el prestigio de la marca se sustenta en estos valores y no en campañas de marketing de impacto a corto plazo. Son muchos los casos de consumidores que nos comentan que tienen cuchillos u otros productos Zwilling de muchos años y que siguen cumpliendo su función a su plena satisfacción”, dice Garriga.

La suma de la calidad alemana de sus productos con el acabado impecable de sus diseños made in Italy del laureado arquitecto y diseñador Matteo Thun es tan perfecta, que a día de hoy, 290 años después de que Peter Henckels fundara esta firma como la casa del gremio de cuchilleros de Solingen, hay dos productos icónicos que siguen estando presentes en el catálogo, marcan tendencia y ocupan un lugar destacado en las ventas: la tijera de cocina Küchenhilfe, patentada por Zwilling en el año 1938 (una de las más imitadas en el mercado); y la serie de cuchillos Four Star, lanzada en 1976 y la más vendida por Zwilling en todo el mundo.

Diseño y funcionalidad

Pero… ¿de dónde surgen estas ideas? ¿Cómo es posible que una pieza de 1731 siga siendo hoy en día una de las herramientas claves en la cocina? “Un utensilio es una herramienta que sirve para algo concreto. Nuestra intención, por no decir obsesión, es que el utensilio resuelva perfectamente el problema planteado superando incluso las expectativas. Cuando se crea un nuevo producto no hablamos solo de un proceso de inspiración; es también una cuestión de observación, de prestar atención a las necesidades funcionales que se plantean en la cocina durante la preparación, cocción, presentación y conservación de los alimentos.

Hoy en día, por ejemplo, la creatividad de los chefs en el desarrollo de nuevas técnicas está generando a su vez la necesidad de nuevos utensilios. ¿Y eso en qué nos afecta? Digamos que nos obliga a satisfacer las necesidades del cocinero más exigente, incluso sorprenderle, con un producto que, además de resolver funcionalmente el cometido, tenga un diseño innovador, un acabado perfecto en los detalles, y una calidad y durabilidad acorde al prestigio de la marca”.

Así, desde los primeros cuchillos de 1731, Zwilling ha ido diseñando otros utensilios, menaje y electrodomésticos siempre respondiendo a los criterios de funcionalidad y estética. Su actual serie Enfinigy, de pequeños electrodomésticos; o incluso su gama Save & Fresh de conservación de alimentos, hablan por sí solas en cuanto a la pasión por los detalles y el amor por la perfección vinculados con un mañana que ya es tendencia. “Son dos lanzamientos innovadores que nos abren las puertas a nuevos segmentos estratégicos y de gran importancia en el mundo de la cocina del mañana por la posibilidad que tienen de conexión/interacción con el consumidor.

La nueva Zwilling Culinary World App por ejemplo, es una aplicación móvil ligada al uso y disfrute de estos nuevos productos que no solo aporta conocimiento, consejos y utilidades, sino que representa la materialización de nuestra filosofía Zwilling Connects, donde las nuevas tecnologías cubren la tendencia natural de estar en contacto permanente con nuestros usuarios y consumidores”.

Evolución sin límites

Un diseño que crea tendencias; unas líneas que combinan tradición con innovación; la combinación precisa entre forma, líneas y funcionalidad… Esas son al fin y al cabo las claves para que productos que revolucionan el mercado en un momento determinado no se detengan en el tiempo y sigan evolucionando hacia otro tipo de herramientas de cocina pensadas para adaptarse a las nuevas necesidades de los cocineros. De los profesionales, ¡por supuesto!, y también de los consumidores aficionados, cada vez más exigentes, que nos rendimos ante los encantos de la gastronomía.

Y es que, sí, definitivamente, los gadgets de cocina (de ahora y de siempre) nos molan, ¡y mucho!

Anuncios
Teresa

Teresa

Periodista de formación y vocación; curiosa de nacimiento; positiva, soñadora y buscadora de aquellos porqués (grandes o pequeños) que se esconden detrás de las cosas. ¿El objetivo? Entender y apreciar mejor el valor de todo lo que se cuece en esta vida.

Deja un comentario

Suscríbete a
nuestra newsletter

Déjanos aquí tu email y te mandaremos un correo a la semana con todos nuestros planes gastronómicos recomendados.

error: ¡Vaya! Nuestro contenido está protegido