Abrir un negocio en plena pandemia no tuvo que ser fácil, pero Carlos y Muriel, ambos arquitectos argentinos con mucha experiencia en proyectos gastronómicos (y con muchos viajes a sus espaldas) querían poner en valor su know how, a pesar de las circunstancias y con la convicción de que las cosas hechas con cariño, al final siempre perduran. Así, en octubre de 2020 abrieron, en pleno Barrio de Salamanca, nuestra recomendación de esta semana, el Restaurante Masticar.

reserva2

El objetivo, según nos cuenta Iván de los Frutos (a cargo del proyecto) era, ni más ni menos, aportar frescura a la zona, creando como ellos mismos la llaman, «la esquina más fresca del barrio», mediante una oferta en la que combinan muy acertadamente ensaladas, sopas, y soberbios sándwiches, todo cambiante según la temporada. Pocas cosas, pero todas muy ricas, Menos es más, siempre. Nos gusta mucho esta premisa.

Un bonito local, donde el verde combina de maravilla con las maderas, la piedra, y las divertidas ilustraciones de Caffetina, es el escenario perfecto para una propuesta donde tanto el dulce como el salado es casero, saludable, y muy sabroso. Desde desayunos, hasta brunch los fines de semana, pasando por su menú diario (entrante, principal y postre o café a 12 euros) y por supuesto, su carta, vamos con ella.

En Masticar vas a encontrar Entrantes donde mandan las verduras (muchas de ellas al grill), 6 ensaladas, y las estrellas de su carta, los Sándwiches también con 6 referencias.

Las ideas para la creación de los platos vienen en todo caso de referencias que los creadores de Masticar han ido fichando en sus múltiples viajes alrededor del mundo, y los productos, como no podía ser de otra manera, de pequeños productores de mucha calidad, como los maravillosos panes de Madreamiga, o algunas referencias de vinos de Uruguay, por ejemplo.

Ya mismo te contamos lo que pedimos en la que ha sido la primera de muchas visitas a Masticar.

Tras unos sorbos a sus buenas limonadas caseras, empezamos con La Mala Palta, un aguacate asado al grill, con emulsión casera de chipotle, y praliné de frutos secos.

Y después, como segundo entrante, El Desafío en grande, un enorme boniato rostizado, aderezado con salsa de yogurt griego con ajo asado, olivas negras, nueces tostadas, cebolla encurtida, brotes, y queso de cabra.

Luego nos tiramos de cabeza a por sus Sándwiches, con dos hits. El primero, el llamado El Fresco, pan focaccia, pollo con hinojo, gajos de naranja, cebolla encurtida, brote, queso de cabra aderezado con yogur natural de eneldo.

Y por último, El Importante, un brioche (de Madreamiga, como todos sus panes), con roast beef, cebolla encurtida, pepinos, rabanitos, y queso feta aderezado con griego y harissa.

De postre, quisimos probar el helado de la semana (así lo ponen en la carta) pero no tenían, por lo que nos ofrecieron una Crema de queso, con trocitos de mango, que estaba de escándalo, eso sí, la ración era bastante pequeña.

reserva2

En Masticar te vas a encontrar algo que aparentemente es sencillo, pero luego no es tan fácil de encontrar bien elaborado: cocina saludable, reconfortante, y sabrosa, todo en uno. Combinaciones acertadas de ingredientes, con la sencillez y el rollo sanote como bandera, cosa que se agradece, en una casa de comidas cosmopolita donde cuidan hasta la banda sonora (ojo a su playlist). Con un ticket de 20 euros por persona, se nos antoja un destino imprescindible no solo para comer sus sándwiches, sino también para volver a por su famoso Brunch, o catar sus desayunos, bien sea en su sala o en alguna de las mesitas de su coqueta terraza.

C/ Recoletos, 11.

David

David

Buena dentadura, estómago de hierro, casi dos metros y un metabolismo maravilloso... una máquina de comer. Alguien tiene que hacerlo, así que como y bebo como loco para después contártelo y que vayas a tiro hecho.

Deja un comentario

Suscríbete a
nuestra newsletter

Déjanos aquí tu email y te mandaremos un correo a la semana con todos nuestros planes gastronómicos recomendados.

error: ¡Vaya! Nuestro contenido está protegido