Skip to main content

Socorridas para un día con prisas, y perfectas para un día especial, las conservas son unas grandes aliadas en la cocina. Son las protagonistas de los aperitivos de fin de semana, pero también destacan como entrantes en las cartas de los mejores restaurantes. Entre todas ellas, se podría decir que la rockstar es, sin duda, la conserva de Bonito del Norte. Pero ¿cómo escoger la más adecuada? ¿en qué debes fijarte? Te damos 7 pistas para no fallar de la mano de los expertos Conservas Serrats.

La etiqueta da buenas pistas

¿Sabías que hay más de 40 tipos diferentes de peces a los que se les puede llamar “atún”? Como detalla Esperanza Serrats, quinta generación de la conservera fundada en 1890, la palabra atún se encuentra en muchas de las etiquetas de las conservas pero “el de mayor calidad es el Bonito del Norte, o atún blanco”.

Atención: no confundir el “atún blanco o bonito del norte” con el “atún claro” muy común en las estanterías de los supermercados. La clave aquí es el concepto thunnus alalunga”, que identifica la materia prima de calidad frente a otras en cuyo etiquetado sólo ponen “Bonito”, “Atún Listado», «Skipjack”, etc.

El precio sí importa

Sin duda es un factor importante a la hora de escoger una buena conserva de Bonito del Norte, y la realidad es que lo bueno cuesta. En Conservas Serrats defienden que “el precio suele estar en consonancia con el producto. Es representativo de lo que te vas a encontrar”. ¿Por qué? Sencillo. Por la materia prima.

El Bonito del Norte pescado en la costa del Cantábrico es conocido por la calidad de su carne, su menor nivel de grasa (6%, frente al atún que llega al 10%)  y el posterior proceso de elaboración. “Lo pescamos de uno en uno evitando la red de arrastre” explica Esperanza, manteniendo así una técnica tradicional y respetuosa con el entorno.

¿Bote o lata? No hay grandes diferencias entre el bote de cristal o una lata de conservas. El primero permite un tiempo de conservación ligeramente superior a la lata y los lomos de atún deben introducirse de forma manual de uno en uno a la altura del bote. En ningún caso, uno u otro,  altera el sabor de ningún modo pero en caso de que optes por el bote de cristal, puedes fijarte en los siguientes puntos:

¿Demasiado perfecto? ¡Duda!

“Si los tronquitos del atún parecen perfectos, casi como si fueran tronquitos de madera, es signo clarísimo de que es un pescado congelado”, aclara Esperanza. Cuando hablamos de conservas, la imperfección indica calidad. Por ejemplo, la presencia de miguitas en el fondo significa que el pescado es fresco y más jugoso.

Limpieza.

Miguitas sí, restos de piel o espinas, no. Descarta ese lote o marca. En el caso de Conservas Serrats, la limpieza de cada pieza de Bonito del Norte es manual a cuchillo y hasta que los lomos están perfectamente limpios no pasan al siguiente paso de la elaboración.

Color.

Después de echar un primer vistazo, llega el momento de fijarse en el color del Bonito del Norte. En Serrats identifican claramente el color de la calidad. “El Bonito del Norte suele tener un color más pálido que el resto de los túnidos. El atún claro, es más oscuro, más rosáceo”. Otro check para identificar.

Olor ¿a qué debe oler?

Para este paso se requiere puro sentido común. Abre el bote o la conserva y el olor debe atraer y ser agradable. ¡Que te entren ganas de comer! 

Sabor y textura: hora de disfrutar

«Un sabor suave, delicado a mar, y una textura que tiene que ser tierna, agradable. No puede resultar estropajoso” La delicadeza del Bonito del Norte, además de la calidad de la materia prima,  también tiene que ver con su punto de cocción. El tiempo justo, ni más ni menos. Y a ello se suma el líquido de cobertura. En el caso de Conservas Serrats le añaden aceite de oliva, aportando jugosidad además de aún más propiedades nutricionales beneficiosas para nuestra salud.

En boca, está claro que una buena conserva de Bonito del Norte tiene que hacerte disfrutar de su sabor delicado, jugosidad, de una textura fina y carnosa. En Serrats trabajan con pescado fresco del Cantábrico desde 1890 y en su catálogo de productos encontramos el mejor Bonito del Norte, pasando por la exquisita Ventresca hasta el Cogote, un producto innovador y que puedes encontrar aquí.

Ahora solo te queda poner en práctica estos consejos. ¡Ni las conservas se te resisten!

Suscríbete AQUÍ a nuestra newsletter para que te enviemos al mail, cada semana, todos nuestros planes y recomendaciones gastronómicas.

Sandra

Periodista made in Madrid. Enamorada del chocolate y del café. Como con los ojos y odio las calorías. Muy fan del salmón. Busco tesoros culinarios.

Deja un comentario

Suscríbete a
nuestra newsletter

Déjanos aquí tu email y te mandaremos un correo a la semana con todos nuestros planes gastronómicos recomendados.

error: ¡Vaya! Nuestro contenido está protegido