Cuando se trata de elegir un restaurante japonés en Madrid, la cosa se torna complicada. La oferta es enorme. Pero teníamos antojo de una propuesta tradicional, clásica, de gran calidad, y además en formato de menú degustación (no queríamos tener que elegir). En Sushi Bar Tottori hemos encontrado justo lo que buscábamos.

El año pasado, en pleno caos pandémico, el Grupo China Crown (con la empresaria María Li Bao a la cabeza) apostaba por la alta cocina japonesa, tanto en formato delivery, como con nuestra recomendación de esta semana. Y es que Tottori es, además de una ciudad costera japonesa, el nombre de un restaurante en la calle Lagasca, donde la sobriedad y la elegancia del espacio albergan una cocina donde la materia prima, y el saber hacer de años de trabajo del fundador del Tottori original, Hakuri Takahashi, se hacen notar en cada bocado.

La precisión y delicadeza que marcó desde los comienzos Takahashi, son las directrices que siguen a pies juntillas en cada corte que sale de su barra. Tras tres visitas, hemos podido comprobar que todos ellos salen clavados, sean Usuzukuris, tartares, sashimis, o nigiris, cosa que realmente se agradece en todo japonés que se precie.

Aquí te vas a encontrar una carta bastante extensa, llena de las elaboraciones japonesas más tradicionales, y ni el más mínimo amago de fusiones ni estridencias. Entrantes como Gyozas, o tartares; cortes en Sashimi, Nigiris, Rolls, Temakis, Yakitoris, y algunos otros platos estrella como su Katsu Sando, el famoso sandwich, que tienes que pedir sí o sí en Sushi Bar Tottori. Pasamos a contarte, plato a plato, en qué consiste su Menú Degustación Tottori (60 euros – 10 pases), que fue el que comimos la semana pasada.

Empezamos con unas más que notables Gyozas de verduras con pollo (al vapor y luego con toque a la plancha), acompañadas de cebollino, y una salsa de mayonesa y kimchi.

Después, una gran selección de Sashimis, de salmón, atún rojo, toro, y vieira.

Y otro más, para enmarcarlo, el Sashimi de pez mantequilla, con trufa.

Tras los sashimis, el Nigiri de lubina con wasabi y salsa de yuzu, y un Temaki de atún toro, con wasabi natural y caviar.

Y seguimos con dos nigiris más. Nigiri de huevo de codorniz con trufa laminada, y Nigiri de Wagyu flambeado en mesa (ojo, clase A5, la de máxima calidad) con un toque de soja dulce.

Acabando, unas Brochetas yakitori a la robata, de Pollo con salsa teriyaki y sésamo, y brocheta de Hatsu (corazón).

Y por último, el fin de fiesta, el Katsu Sando, el mítico sándwich japonés de carne de cerdo, acompañado de salsa de wasabi, salsa de mostaza, y salsa dulce. Tremendo.

De postre, una única elaboración, que mantiene el nivel. Un Bizcocho de chocolate con helado de jengibre.

En Sushi Bar Tottori saben hacer muy bien las cosas, y su apuesta es más que seria. En este japonés, los únicos protagonistas son los pescados, sus cortes, y la autenticidad en cada elaboración. La sala está más que correcta, y tanto pidiendo a la carta, como con su Menú Degustación Tottori (el que aquí retratamos) vas a gozarlo fuerte. El ticket medio a la carta es de unos 50 euros/persona, y este degustación está en 60 euros/persona. Un precio muy interesante teniendo en cuenta la cantidad de pases y lo fino que sale todo. Después de esta tercera visita, Tottori se afianza como una buenísima opción para comer japonés de calidad en Madrid, sin irte a tickets superiores a 80 euros. ¡Ya nos contarás qué te parece!

Aquí mismo puedes seguirles en su perfil de Instagram.

C/ Lagasca, 67.

Suscríbete AQUÍ a nuestra newsletter para que te enviemos al mail, cada semana, todos nuestros planes y recomendaciones gastronómicas.

David

David

Buena dentadura, estómago de hierro, casi dos metros y un metabolismo maravilloso... una máquina de comer. Alguien tiene que hacerlo, así que como y bebo como loco para después contártelo y que vayas a tiro hecho.

Deja un comentario

Suscríbete a
nuestra newsletter

Déjanos aquí tu email y te mandaremos un correo a la semana con todos nuestros planes gastronómicos recomendados.

error: ¡Vaya! Nuestro contenido está protegido