Empezamos el año con ganas, con muchas ganas, con una visita que teníamos pendiente desde su apertura, a finales de agosto del 2020. Una trattoria italiana, bajo los mandos de César Martín y Marina Launay (Lakasa) de la que lo único que habíamos leído y oido, eran maravillas. Arrancamos el 2021 conociendo un restaurante que desde ya se ha convertido en uno de nuestros favoritos en Madrid, te hablamos de Fokacha.

Ya estaba todo organizado para su apertura, y a pesar del complicadísimo momento se tiraron a la piscina. Y bien que hicieron porque desde el primer día les está yendo de lujo. No es de extrañar, pues la redondez de su propuesta hace que según sales de allí quieras reservar de nuevo para volver.

En Fokacha todo está en sintonía, el espacio es acogedor, la atención cercana y más que correcta, la música acompaña a la perfección, la selección de vinos es brutal (deja que te asesoren), y la carta es de esas en las que apetece absolutamente todo, tal cuál, una lista de reinterpretaciones muy personales de clásicas recetas italianas, todas ellas elaboradas con producto de grandísima calidad (marca de Lakasa) por el chef Angelo Mazzete, con dilatada experiencia en Italia, Suiza, México y España (Casa Marco).

Antipasti, Pizzas, Pasta, Pescados y Carnes. Así, a priori y sin entrar en detalles, parece más de lo mismo, pero nada que ver. Cada receta tiene su vuelta de tuerca, y muy bien dada. ¿Lo mejor? Que puedes pedir medias raciones de muchos de los platos, y mejor aún, que pidas lo que pidas, lo separan en platos diferentes. Esto lleva la firma de Lakasa, y ahora más que nunca es un triunfo, por lo de no meter los cubiertos en plato ajeno más que nada. Nosotros nos decantamos por un poco de todo, y muchas medias raciones compartidas, te lo contamos ya mismo.

En tu visita a Fokacha no puede faltar la Fokacha del Giorno, elaborada con masa madre, en horno de leña y con oliva italiana. Si te gusta esta elaboración, aquí vas a llorar de emoción.

Seguimos con otro Antipasti, de calidad suprema. Carpaccio de lubina salvaje gallega, con hinojo, limón, cebolleta anchoa y mostaza de Dijon.

Y una muy original y sabrosa Caponata con anchoa Xaia de Hondarribia, con berenjena blanca frita, apio, tomate, albahaca, alcaparras y piñones. De momento, la verdad es que todo rozando la perfección en Fokacha. ¡Esta gente es muy buena!

Como queríamos probar más cositas, nos propusieron probar dos pizzas, pero únicamente en porción. Buenísima idea, y buenísimas ambas. La Pizza Picante (al fondo en la foto), con queso Scamorza ahumado y salami picante de Guffanti, y la Pizza Arce, con solomillo de cerdo ibérico ahumado al sarmiento. La masa es una obra de arte, y la combinación de sabores de ambas, de 10. Tendremos que ir a probar más, ¡y enteras!

Pasamos a la sección de Pasta, con media de Spaghetti Cacio e Pepe, con codorniz engrasada y su jugo. Sin ninguna duda con Fokacha estamos ante uno de los mejores restaurantes para comer pasta en Madrid.

También probamos su Penne Rigate con boloñesa de cordero lechal. Mira que hemos probado veces este clásico plato de pasta… pero la versión de Fokacha, con cordero lechal, jamás y mira que está buena.

Terminamos con otra media de un pescado, su Pesto genovese (hecho a mortero) con lomos de salmonete (galleto) salteados y polenta.

Ya acabando, nos sorprendió también el gran nivel de los postres. Primero su cremosísima Panna Cotta con Aceto balsámico di Modena IGP Gran Riserva Oro 100 (sí, 100 años) de la mejor marca, Leonardi. Por si te animas, aquí tienes la receta.

Y el refrescante Limone, una crema de limón recubierta de una capa de chocolate blanco. Uno de los mejores postres que hemos probado últimamente.

En resumen, no solo estamos ante una de las aperturas más interesantes del año pasado, sino que en Fokacha encontramos una trattoria única en Madrid, donde cada elaboración es un espectáculo. Clásicos italianos pero con un toque personal (y en cierto modo contemporáneo), donde cada producto está más que cuidado, y pensado para que la combinación con los demás sea sencillamente perfecta. En la sala lo hacen más que bien, y si dejas que te saquen vinos para maridar vas a gozarlo aún más. El ticket medio es de 50-60 euros por persona, comiendo varias medias (como hicimos nosotros) y bebiendo un par de copas de vino por persona. Puedes reservar en la terraza, o en su sala interior. En ambas respetan muy bien la distancia de seguridad. ¡Ya nos contarás!

Por si quieres seguirles la pista, aquí mismo te dejamos el perfil de Fokacha en Instagram.

Plaza del Descubridor Diego de Ordás, 3.

618 062 600

David

David

Buena dentadura, estómago de hierro, casi dos metros y un metabolismo maravilloso... una máquina de comer. Alguien tiene que hacerlo, así que como y bebo como loco para después contártelo y que vayas a tiro hecho.

Deja un comentario

Suscríbete a
nuestra newsletter

Déjanos aquí tu email y te mandaremos un correo a la semana con todos nuestros planes gastronómicos recomendados.

error: ¡Vaya! Nuestro contenido está protegido