Skip to main content

Apenas dos meses de recorrido les han valido a Cynthia e Imran (propietarios del restaurante de la semana, Bunny Chao) para posicionarse como un referente para comer street food asiática en Madrid. Y no me extraña, para nada, pues su oferta gastronómica es tan auténtica como recomendable.

Anuncios

En este pequeño local, muy cercano al metro Antón Martín, te vas a encontrar una carta cortísima (y cambiante), con apenas 6 referencias, que te van a llevar a hacer un viaje gastronómico desde el sudeste asiático hasta la India, país originario del chef. Así, Tailandia, Indonesia, Vietnam e India son los principales ejes sobre los que se cimienta una atractiva, y económica, propuesta que está dando mucho que hablar en la capital.

Nos colocamos en una mesa grande, compartida. Los olores que salen de su diminuta cocina nos abren el apetito, y nos transportan de inmediato a aquellos viajes que realizamos, allá por el 2011, al sudeste de Asia. Tanto es así que acabamos pidiendo (3 personas) la carta completa. Ya mismo te contamos de qué va la cocina de Bunny Chao.

Empezamos con los dos «Small Plates» y sabores de la India, con un Bhel Puri, una especie de ensalada especiada, con patata, cacahuete, arroz inflado, salsa de tamarindo, cilantro, yogur, cebolla, tomate y muchas especias (pica, pero no mucho). No lo habíamos probado nunca, y nos gustó mucho.

Y seguimos con el segundo «Small Plate», la Strip Club Beef Salad, que nos transporta automáticamente a Tailandia. Una ensalada muy fresca y aromática, con ternera, hierbas, tomates cherry, brotes, y mucha lima. También el picante tiene bastante presencia.

Volvemos a la India, esta vez con el Daal Tadka, un plato muy típico de las calles de la India, en el que conviven tres tipos de lentejas y una salsa tadka realmente sabrosa. Combinado con un poco de arroz, una maravilla.

Seguimos con los dos currys. El primero, el Curry Verde de pollo (Tailandia), y después el Colaba Coconut Curry (India). Ambos sobresalientes.

La última parada es, de nuevo, Indonesia, con un clásico de su gastronomía (que nos encanta) el Nasi Goreng. Arroz frito (con soja reducida) salteado con ternera, crustáceos y huevo frito. Muy posiblemente, nuestro plato favorito en Bunny Chao.

De postre, pedimos el Mango Go Pudding, que recuerda, salvando las distancias, al «arroz con leche». Lleva tapioca, leche de coco, leche, cardamomo, mango, frambuesas, y ralladura de lima y de coco tostado.

No hay duda, Bunny Chao es una auténtica joyita si te gustan los sabores de la comida callejera asiática, y no te quieres gastar mucho dinero. Todo lo que probamos nos gustó, y mucho (y mira que hemos probado currys y demás por ahí…). Aunque es posible que cuando vayas hayan cambiado algunos platos de la carta, elijas lo que elijas, te va a molar. Nosotros fuimos tres personas, nos comimos toda la carta compartiéndolo todo, y salimos a 25 euros por persona (con bebidas). Pues eso, un lujazo tener sitios como Bunny Chao en Madrid, sobre todo ahora que los tickets están por la nubes en cualquier sitio… Bravo por Cynthia e Imran. Ah, por cierto, si te apetece después un café, pásate por Nomade Café (a escasos metros), muy top.

Aquí tienes su web, y aquí puedes seguir a Bunny Chao en Instagram.

C/ De la Torrecilla del Leal, 4, BJ.

Suscríbete AQUÍ a nuestra newsletter para que te enviemos al mail, cada semana, todos nuestros planes y recomendaciones gastronómicas.

Anuncios
David

Buena dentadura, estómago de hierro, casi dos metros y un metabolismo maravilloso... una máquina de comer. Alguien tiene que hacerlo, así que como y bebo como loco para después contártelo y que vayas a tiro hecho.

Un comentario

Deja un comentario

Suscríbete a
nuestra newsletter

Déjanos aquí tu email y te mandaremos un correo a la semana con todos nuestros planes gastronómicos recomendados.

error: ¡Vaya! Nuestro contenido está protegido