Skip to main content

Apenas han hecho falta dos meses para que el restaurante que te recomendamos esta semana esté en boca de todos, y no nos extraña en absoluto. Tras el éxito de Juan Correa y el chef Erik Ramirez en Nueva York, con Llama Inn y Llama San, llegan a Madrid con un concepto muy redondo, donde hemos disfrutado como enanos. Te hablamos de Llama Inn.

Ubicado en una gran zona gastronómica (a escasos metros de Xeito 19’20’, Charrua, Roostiq, o Ponja, entre otros), este nuevo restaurante peruano de aires contemporáneos hace su aparición, de la mano del Luis Cornejo como jefe de cocina (a quien conocimos junto a Pablo Fernández en Nodrama), con ganas de hacerlo pero que muy bien.

Aquí están cuidados todos los detalles, de principio a fin. Su decoración, a cargo de Plantea, evoca la cultura peruana gracias a sus colores, materiales, textiles y plantas, mezclada con ese rollo neoyorkino que le aportan las estructuras, el metal y la amplitud de espacios. Su banda sonora, también perfecta, acompaña de principio a fin. Y sus cócteles (a cargo de Valeria Naranjo) toda una declaración de intenciones donde el pisco, los agaves y el ron son los protagonistas.

En lo referente a su carta, en este concepto «peruyorkino», como ellos mismos lo definen, te vas a encontrar cocina peruana donde todos los platos están pensados para compartir, con guiños a Madrid, China, e incluso África, y todo ello con puntitos de contemporaneidad.

Los Anticuchos (lo que vendrían a ser «brochetas» peruanas), son un auténtico espectáculo que luego te contamos. En su sección Crudo, no podían faltar sus ceviches, todos ellos con un puntito diferencial de lo más interesante. Los Vegetales también tienen cabida en Llama Inn, aunque no los probamos. Para los principales, un soberbio Coquelet, o platos como el Picante de Camarones, y como platos que proponen para 2 o 3, Lomo Saltado o Presa Ibérica Tonkatsu con udon.

Todo apetece, y en futuras visitas irá cayendo. De momento te contamos lo que pedimos en este primer acercamiento a Llama Inn.

Tras tomarnos un par de cócteles (Ginger Spice y Llama del Rey), de 10 por cierto, comenzamos con sus Anticuchos, uno de cada. En orden de menos a más potencia, Caballa, salsa tártara de papa y alcaparras; Col, con chancaca, saikyo miso y quinoa furikake; Panceta, char siu, ajíes encurtidos y spicy mayo; Corazón de vaca, ají panca y salsa de rocoto carretillero. Imprescindibles los 4, haznos caso.

Después, probamos su Ceviche de Atún, ponzu, pomelo, naranja, pimienta sansho y aceite de oliva. Uno de los ceviches más sorprendentes y atrevidos que hemos probado. Buenísimo.

Y luego, el Ceviche de Pulpo y calamar, togarashi, camote y maíz cancha. Si te gusta la leche de tigre clásica y extra picantona, no lo dudes, de cabeza.

De su sección «Para Terminar» nos quedamos con el Coquelet relleno de arroz con aceitunas. En la mesa lo acaban bañándolo con su salsa de ají amarillo.

Acabamos con la Presa ibérica Tonkatsu, con fideos udon, pepino tsukemono y hatcho miso. La carne era pura mantequilla, y los acompañamientos le van que ni pintados.

De postre, y como no podía ser de otra forma, un bocado delicioso y original a partes iguales. Un Helado de leche ahumada en palosanto, con miel de caña crocante por encima.

Experiencia redonda en Llama Inn. Nivel de disfrute muy alto, tanto con los cócteles, como con el ambiente, la atención en sala, y por supuesto con cada uno de los platos que probamos. Una cocina donde Perú es el claro protagonista, pero visto desde una óptica no tan canónica como la mayoría de restaurantes peruanos que tenemos en Madrid. Sabores auténticos (todos con un acertado twist) a la par que sorprendentes. No dejes de pedir los anticuchos, ni sus espectaculares ceviches, de los mejores de Madrid. Tampoco te olvides de su Coquelet, ni de ese gran postre con sabor a palosanto. El ticket medio rondará los 50-60 euros/persona. ¿Para repetir? Sin ninguna duda.

PD. Los fines de semana tienen un brunch criollo clásico peruano, donde puedes pedir a la carta platos diferentes a los de su carta entre semana.

C/ Conde de Xiquena, 2 (Esquina Prim)

Suscríbete AQUÍ a nuestra newsletter para que te enviemos al mail, cada semana, todos nuestros planes y recomendaciones gastronómicas.

David

Buena dentadura, estómago de hierro, casi dos metros y un metabolismo maravilloso... una máquina de comer. Alguien tiene que hacerlo, así que como y bebo como loco para después contártelo y que vayas a tiro hecho.

Deja un comentario

Suscríbete a
nuestra newsletter

Déjanos aquí tu email y te mandaremos un correo a la semana con todos nuestros planes gastronómicos recomendados.

error: ¡Vaya! Nuestro contenido está protegido