Skip to main content

Hay chefs que todo lo que tocan (o casi todo), lo convierten en oro. Es el caso de César Martín, chef de Lakasa y del ex Fokacha, el que era uno de nuestros italianos de cabecera, y que echó el cierre antes del verano. Pero como buen emprendedor, él y su equipo se han sacudido tras el tropezón, y han puesto en marcha lo siguiente, un italiano también de visita obligada, en el mismo espacio que ocupaba Fokacha. Esta semana volvemos a la carga tras un merecido descanso veraniego, y te hablamos de Mola Pizza.

Se trata de un restaurante italiano en una onda parecida al antiguo Fokacha (pero con un ticket medio algo más asequible), donde todo está cuidado al milímetro, para que disfrutes y tengas ganas de volver según sales por la puerta. Mantienen su horno de leña, del que salen unas espectaculares pizzas, y también algunas de las elaboraciones que hicieron famoso a su predecesor, lo que nos hace inmensamente felices.

En la carta de Mola Pizza, te vas a encontrar una selección de Antipasti, como su Fokacha casera, la Piadina, embutido del día cortado en «La Berkel», una tremenda Burrata, Caponata, Arancini, o la Parmigiana di melanzane. Después, las estrellas de la casa, sus Pizzas. Sus ´Mpustarella, unos bocatas napolitanos a los que no te vas a poder resistir, un par de platos de Pasta, y por último, sus postres.

Empezamos por su Burrata con salsa de tomate escabechado (servida aparte), acompañada de su Piadina con aceite de ajo y orégano. Burratas te puedes encontrar en cualquier carta, pero aquí sí merece la pena pedirla, es espectacular.

En el apartado de pizzas te vas a encontrar 11 referencias. Nosotros elegimos la llamada Abella, con guanciale laminado y aceite de ajo. Pizza estilo napolitano, pero con una masa (la trabajan de maravilla en su horno de leña) algo más crujiente, realmente adictiva. También nos han hablado muy bien de la de Sardina, Pesto y Cherry confitado, volveremos a probarla.

De sus bocatas, los ‘Mpustarella, elegimos el de Porchetta con salsa tártara, mozzarella y lechuga. Perfecto para compartir entre dos, como hicimos con el resto de platos. No te vas a encontrar un bocata así en todo Madrid. 

Por último, acabamos con dos postres. Tiramisú con bizcocho savoiardi, y Tarta de limón con merengue. No hay duda de que los golosos también tendrán buenas dosis de disfrute en Mola Pizza.

Sin duda, las pizzas de Mola Pizza darán mucho que hablar. Para nosotros son de las mejores que puedes comerte en Madrid. Te recomendamos que vayas con ganas de probar algún entrante, como su Burrata o sus embutidos (en Fokacha eran espectaculares), una pizza para compartir, también un ´Mpustarella (Mortadella, Porchetta, Salami picante) y acabes con alguno de sus postres. El ticket medio ronda los 35-40 euros, y sales de allí pero que muy feliz, pues además de que todo está riquísimo, los encargados de su sala están más que atentos. Disfrute asegurado, volveremos.

Aquí puedes ver la web de Mola Pizza, o seguirles en su perfil de Instagram.

Plaza del Descubridor Diego de Ordás, 3.

Suscríbete AQUÍ a nuestra newsletter para que te enviemos al mail, cada semana, todos nuestros planes y recomendaciones gastronómicas.

David

Buena dentadura, estómago de hierro, casi dos metros y un metabolismo maravilloso... una máquina de comer. Alguien tiene que hacerlo, así que como y bebo como loco para después contártelo y que vayas a tiro hecho.

Deja un comentario

Suscríbete a
nuestra newsletter

Déjanos aquí tu email y te mandaremos un correo a la semana con todos nuestros planes gastronómicos recomendados.

error: ¡Vaya! Nuestro contenido está protegido