Cada día valoramos más nuestro tiempo libre, y lo que hacemos con él. Resulta que cuatro amigos bastante conocedores del sector de la restauración, Nacho Chicharro y Dani Garrido como chefs, Álvaro Cañellas como bartender y José Tomás Garrido lo saben, y confluyen en como debe ser el restaurante que permita a los madrileños disfrutar y evadirse en su día a día. Su nombre es Mano de Santa, lleva abierto menos de un mes, y aquí podréis dar rienda suelta a todas vuestras apetencias, desde la comida hasta la cena, y desde el aperitivo al afterwork.

reserva2

Para ello, disponéis de tres espacios diferentes para dar cobertura a cualquier plan que pueda surgiros: la barra, el comedor y un reservado. Si sois de improvisar y pensáis que los fines de semana están sobrevalorados, allí os espera Alvaro con sus cócteles de autor.

La zona de la barra es la que te recibe desde que entras al restaurante Mano de Santa. Se trata de un espacio que os teletransportara a las noches neoyorquinas, dónde podréis dedicar vuestra visita al “bebercio” desde alguna de sus apetecibles mesas altas. Solo necesitáis darle un par de pistas para que os elabore un cóctel de lo más efectivo, cualquier día de la semana. Gracias a su experiencia como Bar Manager en restaurantes como StreetXo, Tatel o Soy Kitchen, ofrecerá fiesta a vuestro paladar con 12 cócteles de autor, y algunos más clásicos, elaborados artesanalmente.

Pero si venís con hambre, pasad al comedor, desde donde veréis la cocina a través de un amplio ventanal, mientras decidís que vino de sus amplia carta de referencias nacionales e internacionales, vais a pedir. Con la ayuda de Alejandro Fernández, del que destacamos su trabajo en el Grupo Tragaluz y Urrechu dentro de su amplia trayectoria como sumiller, elegir un buen maridaje también es muy factible.

En cuanto a la propuesta gastronómica, vais a descubrir como las ideas de los chefs Nacho y Dani, corretean por los platos. Ofrecen una carta para quienes buscan nuevas sensaciones, sin olvidarse de los que prefieren no aventurarse mucho. Su inspiración viajera y su paso por cocinas londinenses como Zuma o Spice Market, así como algunos restaurantes de estrella Michelin, regalarán a vuestro paladar diferentes elaboraciones con juegos de sabores que ellos mismos bautizan como cocina “punkie”, intensa, sutil, cítrica y diferente.

Revisando la carta, vimos unos Mejillones escabechados con naranja y bergamota, que nos parecieron poco convencionales y que os van a sorprender mucho.

Os aconsejamos lanzaros a por los Langostinos al wok con salsa de pimienta, soja y miel con brotes de guisantes, que al alternar con la piña semiseca son una bomba de sabor, picante y dulce.

Seguimos compartiendo los Dumpling de ropa vieja, bañados por un caldo de cocido clarificado y muy desgrasado.

Pero el juego original viene con la combinación de guarniciones que acompañan a los platos de carne y de pescado, déjate aconsejar y disfruta. Estas fueron nuestras elecciones:

Primero, el pescado, un Mero marinado con teriyaki casero y marcado a la parrilla con brotes picantes. ¡Muy recomendable!

Y segundo, el fotogénico Atún rojo encamisado con pistacho molido es mano de Santa. Si decidís acompañarlo con mini mazorquitas y mantequilla tostada al wok, saborearéis Asia a bocados. Nuestro “must eat”.

Y por último, acabamos con la carne. La Presa de cerdo ibérico marinada en miso y marcada después a la parrilla con sus guarniciones, puerro a baja temperatura con praliné de avellanas y patatas fritas en dos cocciones con mermelada de miso y soja. Jamás imaginamos disfrutar tanto de unas guarniciones.

Cerramos con dos postres, una Ganache de chocolate blanco y fruta de la pasión, el postre goloso perfecto que no llega a empalagar.

Y con una Tarta de queso con lima kaffir y crumble de avellanas, que es ligeramente cítrica y cremosa. De las que no se olvidan y difícilmente comparable.

reserva2
Según nos cuentan, la idea de los chefs de Mano de Santa es poder ir cambiando la carta y mantener algunos clásicos, siempre jugando con los sabores intensos y atrevidos, marca de la casa. Nosotros ya nos hemos quedado enganchados después de esta primera visita. Os aseguramos un viaje con el paladar a través de su cocina viajera y atrevida, que nos ha conquistado con sus numerosas opciones de guarniciones para acompañar carnes y pescados. Nos encanta la diversidad en cuanto a la oferta de vinos y cócteles, y más todavía que acierten con nuestros gustos tan fielmente. Con un ticket medio entre los 40 y los 50 euros por persona, Mano de Santa se convierte, sin ninguna duda, en uno de nuestros restaurantes recomendados. ¡Ya nos contarás!

C/ General Díaz Porlier, 95.

Vanesa

Vanesa

Muy visual y muy comerdising. Siempre en la búsqueda de un rincón disfrutón que compartir con otros disfrutones. Lo único que no me gusta compartir es el postre.

Deja un comentario

Suscríbete a
nuestra newsletter

Déjanos aquí tu email y te mandaremos un correo a la semana con todos nuestros planes gastronómicos recomendados.

error: ¡Vaya! Nuestro contenido está protegido