Nuestra historia con el restaurante que os recomendamos esta semana, Nina Pasta Bar, es bastante curiosa. Muy posiblemente sea uno de los que más hemos visitado en los últimos años, pero nunca lo habíamos llegado a publicar porque siempre nos pillaba sin la cámara en la mochila, y las pocas fotos que hacíamos con el móvil no hacían justicia a su maravillosa propuesta gastronómica.

Así, y aunque ya os lo recomendamos en más de una ocasión, como en nuestra selección de la mejor pasta de Madrid (donde ocupa lógicamente un puesto de honor), no estaba incluido aún como restaurante en esta sección de nuestro magazine.

Había que remediarlo. Por eso el finde pasado nos acercamos, una vez más, al que para muchos está considerado el mejor restaurante de pasta que tenemos en la ciudad. Allí es donde Adriana Restano, la creadora del proyecto desde septiembre del 2018, nos esperaba con «la mesa de siempre», la que está junto a su gran ventanal.

En Nina Pasta Bar, como buen italiano que es, te vas a encontrar una buena batería de Antipasti, donde destacan sus Chacinas, las Berenjenas caponata, o sus Gnocchi Bravos, y después la sección de Pastas, donde aquí directamente perderás la cabeza intentando elegir: Carbonara (archifamosa y con razón) Puttanesca, Ragú Capote… (ojo también a sus fueras de carta). Esto, junto con 4 referencias de Postre, conforman una carta tan sencilla como redonda, en la que casi hemos probado de todo, y con la que volvimos a disfrutar con los siguiente hits. Te los contamos como siempre, uno a uno.

Empezamos con una ración de Berenjenas caponata, uno de los platos más icónicos de la gastronomía siciliana, con berenjenas y verduras salteadas, apio escaldado y albahaca. Acompañado de pan de Panifiesto (todo queda en el Barrio). Según nos cuenta Adriana esta es la receta de la madre de un amigo suyo de Palermo.

Después, un fuera de carta (que suelen tener muchas veces dentro), sus Croquetas de parmigiano reggiano 24 mesi (de curación), con parmesano rallado en dos texturas, tanto rallado (dentro de la bechamel) como en cubitos. Al morder notas esas dos texturas, y un punch de sabor a parmesano brutal.

Seguidas de otras, las Croquetas de carbonara, con parmesano y también queso pecorino romano. Coronadas con una emulsión de sus salsa carbonara y guanciale romano crujiente.

Y tras estos tres antipasti, de escándalo, entramos de lleno en el grueso de Nina Pasta Bar, sus pastas, con unos Gnocchi de calabaza (también fuera de carta), terminados con una espectacular salsa que lleva guanciale y un secreto más que aunque se lo pedimos a Adriana, no nos desvela.

Seguimos con sus Spaghetti al pesto genovese (fuera de carta), el pesto lo elaboran como manda la tradición, con albahaca, piñones y pecorino. Lo acaban con una burratina pugliese, que le da un punto perfecto de frescor y cremosidad extra al plato.

Y acabamos con su famosísima (y con razón) Carbonara, la auténtica, la clásica italiana y posiblemente la mejor de Madrid. Spaghetti con huevo, guanciale romano y pecorino romano (ojo, lo tienes también disponible en versión vegetariana). Le añaden un poco de parmigiano reggiano.

Por último, dos postres. Su Salami di cioccolato. Un divertido y sabroso trampantojo, receta que elaboraba la mamma en los cumpleaños de Adriana, y el clásico Tiramisú, extra cremoso, para nuestro gusto, perfecto.

Nina Pasta Bar es el sueño de Adriana hecho realidad, todo un homenaje a su abuela paterna, Nina, con quien aprendió a cocinar… pero también es el sueño de todos los amantes de la pasta en Madrid, y en general cualquiera que aprecie las cosas hechas con cariño. Solamente por su Carbonara merece una visita, pero si además le sumas sus fueras de carta (haznos caso, no dejes de pedirlos), su ambientazo, lo bien que te trata todo el equipo, y que el ticket medio rondará los 25-30 euros por persona, estamos ante un lugar de culto, un santuario al que todo buen «pastalover» tiene necesariamente que peregrinar de vez en cuando.

Por si quieres seguirles la pista de cerca, aquí te dejamos el perfil de Instagram de Nina Pasta Bar.

C/ Santa Ana, 21.

911 374 660

David

David

Buena dentadura, estómago de hierro, casi dos metros y un metabolismo maravilloso... una máquina de comer. Alguien tiene que hacerlo, así que como y bebo como loco para después contártelo y que vayas a tiro hecho.

Deja un comentario

Suscríbete a
nuestra newsletter

Déjanos aquí tu email y te mandaremos un correo a la semana con todos nuestros planes gastronómicos recomendados.

error: ¡Vaya! Nuestro contenido está protegido