Con el chorreo de aperturas de los últimos meses en Madrid, elegir lugar ir a comer se está tornando aún más complicado. Pero sabemos que estas aquí porque te fías de nuestro criterio, y una semana más nos colamos en tu navegador para recomendarte un lugar de esos que pruebas y se convierten automáticamente en uno de tus favoritos. Esto fue lo que nos sucedió la semana pasada con el restaurante Hermosilla (o HER).

Y es que cuando parece que nada te puede sorprender, de repente aparece un nuevo concepto, difícil de clasificar y sencillo donde los haya, pero donde todo esta cuidado al máximo detalle, y lo hace. Un restaurante donde los chefs Marco Carboni (quien trabajó con Massimo Bottura), y Alberto Ituarte (hizo lo propio con Andoni Luis Aduriz) se han unido apostando por una cocina divertida y pensada para compartir, con una carta donde todo apetece, y donde el hilo conductor es la selección de proveedores, y la limpieza y la sencillez en todas sus elaboraciones.

El local es espectacular, lleno de luz (ojo a sus enormes ventanales, que se abren hasta arriba), con techos altos, y con un ambiente muy rollo Copenhague. Ni en el espacio, ni en ninguno de los platos de Hermosilla, te vas a encontrar nada recargado, ni ninguna estridencia, sino todo lo contrario. Lo mismo sucede con su equipo de sala, muy joven y con un trato muy relajado (cosa que agradecemos). Es un sitio donde apetece estar, y donde todo está riquísimo.

La carta en Hermosilla se compone de 6 secciones diferentes, Picar, Crudo, Josper, Verdura, Horno de Leña, y Granos. En cada una hay entre 4 y 5 elaboraciones diferentes, y desde ya te adelantamos que te será muy complicado elegir entre todas ellas. La idea es que compartáis todo, que así probáis más cosas, y que elijáis al menos 1-2 platos por sección. Te vamos adelantando que no puedes dejar de pedir ni sus pizzas, ni su pasta (casera), ni alguna de las elaboraciones al Josper… pero aquí van todas nuestras recomendaciones, toma nota.

Empezamos con su Pollo de corral rebozado, con creme fraiche de limón y cebolla roja encurtida, y su Almohadillas rellenas de parmigiano, con paletilla de ibérico y balsámico. Perfectos para compartir, como casi todo lo que sale de la cocina del restaurante Hermosilla.

Después, el Ceviche ligero de corvina, con caldito de hierbas mediterráneas, aceite de chile verde, cremoso de aguacate y ralladura de lima. No es un ceviche al uso, sino más bien su adaptación, más herbáceo, menos picante y menos cítrico.

El Milhojas de berenjenas crujientes, queso de búfala y migas crujientes, es una pasada de plato. Sencillo y adictivo a partes iguales.

Pasamos al Josper, con el Lomo de Lubina, con estragón, hierbas, hinojo y aceitunas. El punto del pescado, perfecto. Otro plato de 10 en Hermosilla.

Como te adelantaba al comienzo, no dejes de pedir pasta, la elaboran ellos a diario, y mira que se nota. Estos Pappardelle con ragú a la antigua y jugo de ternera, nos gustaron pero muchísimo.

Volvemos sobre nuestros pasos, con otro plato de Josper, su Short Rib de ternera (macerada en chiles), una deliciosa y tierna carne que debes montar sobre unas hojas de lechuga, a lo Saam. Ponle pepino encurtido por encima. Para chuparse los dedos.

Y acabamos por todo lo alto, con su Pizza de burrata, sobrasada y tomate confitado. La masa es una pasada, mira si está buena que a pesar de todo lo que llevábamos encima, cayó por completo.

De postre, un Bizcocho de pistacho con helado de pistacho, con coulis de frambuesa y pistacho, que también nos gustó mucho. No podía ser de otro modo, broche de oro en Hermosilla.

Si te gusta la cocina sencilla, rica (y hecha con cariño) y compartir platos con un rollo distendido, en el nuevo restaurante Hermosilla tienes el disfrute asegurado. Recetas del mundo, sin necesidad de ninguna etiqueta, donde apetece volver y volver. Pídelo todo para compartir, y así podrás probar varias cosas, pero no te vayas sin hincarle el diente a su Short Rib, alguna de sus Pizzas, un plato de Pasta, algo de su Josper (la Lubina es tremenda), y también algún plato de verdura.

Ojo, aunque el pan que te pondrán de aperitivo está tremendo (lo tienen 72 horas fermentando), no te llenes, que merece mucho la pena pedir muchas cositas. Con un ticket entre 35 y 40 euros, Hermosilla se ha convertido en nuestro nuevo favorito para compartir, de hecho según salimos volvimos a reservar para volver a por más. Creo que con esto te lo digo todo.

Por si quieres seguirles en Instagram, aquí te dejamos el perfil de Hermosilla.

C/ Hermosilla, 4.

Suscríbete AQUÍ a nuestra newsletter para que te enviemos al mail, cada semana, todos nuestros planes y recomendaciones gastronómicas.

David

David

Buena dentadura, estómago de hierro, casi dos metros y un metabolismo maravilloso... una máquina de comer. Alguien tiene que hacerlo, así que como y bebo como loco para después contártelo y que vayas a tiro hecho.

Deja un comentario

Suscríbete a
nuestra newsletter

Déjanos aquí tu email y te mandaremos un correo a la semana con todos nuestros planes gastronómicos recomendados.

error: ¡Vaya! Nuestro contenido está protegido