Como bien sabes, todo lo que te recomendamos por aquí (ojo, desde ya hace casi 9 años…) son únicamente los restaurantes que nos gustan tanto como para repetir. Para elaborar esta lista de restaurantes vamos y catamos muchos. Si nos gusta lo incluimos, y si no, no lo ponemos ni en nuestra lista ni en nuestro Instagram. Así de fácil. El de esta semana es de esos a los que volveríamos al menos una vez al mes, un recién estrenado proyecto junto al Mercado de San Miguel, llamado Casa Mories.

Ocupando el local de la antigua La Forja de Sesnández, que desde 1965 hasta que llegó el Covid fue todo un clásico del barrio, ahora el empresario Enrique Menéndez Mories ha fichado al chef Beltrán Alonso (con experiencia en restaurantes como Nodo de Alberto Chicote, y con chefs como Fernando P. Arellano, o Sergio Arola) quien ofrece una sugerente cocina de mercado, con la tradición actualizada, el Km 0 y los productos de la huerta de su pueblo zamorano natal, como protagonistas.

En su carta (muy completa, por cierto) te vas a encontrar Entrantes «de un bocado o dos»: ostras, croquetas, gildas, matrimonios… después Entrantes para compartir: ensaladilla, tortillas, huevos rotos… Ibéricos y salazones, Pescados y mariscos, Carnes, y por ultimo Postres hechos en Casa Mories. Nosotros, para no perder la costumbre y teniendo en cuenta que aquí apetece todo, pedimos de casi todas las secciones de su carta, y desde ya te adelantamos que comimos mucho y muy rico. Aquí va nuestra selección de platos.

Empezamos con una Ensaladilla Rusa «Casa Mories», clásica donde las haya, buenísima. La puedes pedir con suplemento de caviar.

Seguimos con su versión del Matrimonio de anchoa y boquerón, montados sobre pan brioche y con emulsión de tomate rosa y AOVE.

Luego, otro must en Casa Mories, sus croquetas. Tienen dos, Croquetas de carabinero, y de cecina de León. Nos quedamos con la de carabinero, extra cremosas y con mucha potencia de sabor.

Le siguió su Tortilla de patatas, poco hecha, con trufa. Tiene dos versiones, esta con trufa y otra con pulpo a la parrilla. La de pulpo no cayó, pero sin duda esta es un espectáculo. Obligatorio, tienes que probar las tortillas gourmet de Casa Mories.

Después, unas Navajas gallegas a la parrilla, con espuma cítrica, ajo crujiente y aceite de ajo negro.

Y su Steak Tartar de solomillo de vaca madurada (bastante potente) con tuétano a la brasa. Inyectan la yema, y después mezclas todo con la grasa del tuétano, lo montas sobre los brioche, y a volar. De los mejores que hemos probado en Madrid.

Seguimos gozando en Casa Mories, con su Tartar de bogavante con salsa brava, huevo, ajo y brotes. Mezclas bien y gozas cosa fina.

Y acabamos con un soberbio fuera de carta (y marca de la casa en Casa Mories), su jugoso Solomillo de jabalí a la parrilla con colmenillas y trufa negra.

Finalmente, y como no podía ser de otra forma siempre que lo vemos en carta, fin de fiesta con una Tarta de queso cremosa, receta clásica que clava el chef Beltrán Alonso.

Mucho disfrute en cada plato, y en cada bocado, en todo lo que pedimos en esta primera visita a Casa Mories. Tapeo de auténtico lujo, platos de temporada, junto a otros inmutables que desde ya son clásicos en este restaurante. El chef Beltrán Alonso te hará disfrutar, pidas lo que pidas, de su personal versión de muchos platos tradicionales. Imprescindibles, su Tortilla con trufa, sus Croquetas de carabineros, la Ensaladilla rusa, su Steak Tartar, y sus diferentes platos de caza ahora en temporada. Sea en su zona de barra, como en las dos salas, el disfrute está asegurado. Con un ticket que ronda los 40 euros por persona (nosotros nos fuimos a los 50, porque comimos mucho), estamos ante un recién llegado a la escena madrileña que seguro se convertirá en todo un clásico para los amantes del tapeo y la tradición con un puntito diferenciador.

Por si quieres seguirles la pista en Instagram, aquí va el perfil de Casa Mories.

Plaza de San Miguel, 5.

Suscríbete AQUÍ a nuestra newsletter para que te enviemos al mail, cada semana, todos nuestros planes y recomendaciones gastronómicas.

David

David

Buena dentadura, estómago de hierro, casi dos metros y un metabolismo maravilloso... una máquina de comer. Alguien tiene que hacerlo, así que como y bebo como loco para después contártelo y que vayas a tiro hecho.

Un comentario

Deja un comentario

Suscríbete a
nuestra newsletter

Déjanos aquí tu email y te mandaremos un correo a la semana con todos nuestros planes gastronómicos recomendados.

error: ¡Vaya! Nuestro contenido está protegido