Skip to main content

Desde que conocimos, hace ya varios años, la cocina de la chef Danielly Martins en su primer restaurante, nos quedamos enganchados a su forma de entender la cocina, y sobre todo, a su forma de elaborar arroces. En cuanto supimos que había abierto, hace apenas unas semanas, su nuevo restaurante, supimos que nuestra visita no tenía que hacerse esperar.

De la calle Serrano, se ha mudado a Alberto Alcocer, dando un salto cualitativo muy importante en lo que se refiere al local. Ahora tiene tanto una sala dividida en dos partes (zona de barra con mesas altas y sala interior), como una terraza más que resultona. Siendo la propuesta gastronómica la misma en ambas zonas.

El punto fuerte de Danielly siempre han sido sus famosos arroces, pero mucho cuidado, no vayas a crees que es lo único por lo que merece la pena acercarte a este restaurante, nada que ver.

La personal cocina de esta chef brasileña (con ascendencia italiana por parte de madre) hace que borde cada elaboración, para la que siempre usa el mejor producto, y le pone mucho amor… ya sabes, el ingrediente fundamental. Esto lo vas a notar en cada plato, y es lo que ha hecho que lleve años triunfando en Madrid.

En la carta tienes, básicamente y resumiendo mucho, cocina casera sin más pretensiones, como ella misma dice, que las de dar de comer rico (que ya es mucho). Una primera sección Para compartir: croquetas, ensaladilla, callos, alcachofas, burrata; Ensaladas, Tartares, Carnes y la joya de la corona, los Arroces y por último, 6 Postres. Ya mismo te contamos lo que comimos.

Empezamos como debe ser, con unas buenas Croquetas caseras de jamón, y otras de boletus (difícil elegir entre ambas) suaves, cremosas y muy crujientes, y su particular Ensaladilla rusa con huevo de codorniz y ventresca de atún confitada por ella misma (la emulsión de la mayonesa la hace con su aceite), con toque de cebolla y pepinillo. De las mejores de Madrid.

Cambiamos de tercio, con un Pulpo crujiente con papas arrugás y dos mojos, su versión del verde y rojo. No fue nuestro plato preferido en esta visita, pero aun así la combinación está acertada.

Le siguió un Tartar de ventresca de atún, con aliño japonés (Japón está integrado en algunos de sus platos) a base de una salsa secreta de Danielly. Un espectáculo.

Y después unas Alitas de pollo a baja temperatura, glaseadas con salsa yakitori (mirin, soja y azúcar), y su Ensalada de tomate de temporada, con ventresca confitada en casa y vinagreta de mostaza y miel.

Para acabar con la parte salada, y previo encargo (esto es fundamental, tienes que llamar para encargarlo antes, tienes el teléfono al final del post), un Arroz de carabineros, boletus y alcachofas. Para nosotros, es uno de los mejores arroces que puedes pedir en Madrid. Los fondos que usan para su preparación son hechos en el día, 100% caseros, y mira que se nota. Se acaban en el horno. El resultado es una maravilla, un 10.

De postre, sus crujientes Crepes con nata y frutas de temporada, un clásico de Danielly Martins, y su Tiramisú, ultra esponjoso y con el puntito justo de sabor a café.

By Danielly Martins es un pedazo de restaurante, donde pidas lo que pidas, o vayas con quien vayas, vas a acertar de lleno. Está claro que los arroces (para nosotros, entre los mejores de Madrid sin duda alguna) son su punto fuerte, pero la chef tiene una mano espectacular, y le pone muchísimo cariño a cada elaboración, así que todo le sale riquísimo. Otros imprescindibles son sus croquetas, la ensaladilla (ya mítica), o alguno de sus tartares. En esta visita no hemos pedido ninguna carne, pero en breve tendremos que volver a probar qué tal se le dan a Danielly. El ticket medio ronda los 45-50 euros/persona, según la cantidad de platos que pidáis. Saldrás de allí con ganas de reservar para el finde siguiente, garantizado.

Si quieres, aquí mismo puedes seguirles en Instagram.

C/ Alberto Alcocer, 43.

655 225 206

Suscríbete AQUÍ a nuestra newsletter para que te enviemos al mail, cada semana, todos nuestros planes y recomendaciones gastronómicas.

David

Buena dentadura, estómago de hierro, casi dos metros y un metabolismo maravilloso... una máquina de comer. Alguien tiene que hacerlo, así que como y bebo como loco para después contártelo y que vayas a tiro hecho.

Un comentario

  • Sonia dice:

    Lo peor k vi en mi vida la brasileña es lo más mal criada k e visto en mi vida y encuanto al producto es congelado nada es fresco como dice tal señora impertinente y mal criada

Deja un comentario

Suscríbete a
nuestra newsletter

Déjanos aquí tu email y te mandaremos un correo a la semana con todos nuestros planes gastronómicos recomendados.

error: ¡Vaya! Nuestro contenido está protegido