Skip to main content

Con la gastronomía navideña podríamos hacer viajes en el tiempo a base de peladillas, mazapanes en forma de caracol y volovanes (busca platos navideños viejunos y disfruta en Google imágenes). Y podríamos dar la vuelta al mundo saltando del Kentucky Fried Chicken japonés a la fiesta de los Siete Peces italiana, de la carpa checa al pudding inglés… Con el siempre omnipresente pavo. Nuestro viaje tiene 10 paradas en los 10 platos de Navidad con los que damos la vuelta al mundo.

Hemos obviado España, claro. Porque no os descubrimos nada nuevo y porque superados los volovanes, los salpicones con forma de pez, los pudding cubiertos de gelatina que copiamos a los ingleses y  las construcciones arquitectónicas con fruta de postre, seguimos encontrando besugos, todo tipo de carnes, mariscos, patés… Sabemos ponernos finos.

Treize desserts en Provenza

Lo de la tradición de la Gros Souper (la cena de Nochebuena) en la Provenza es de subidón de azúcar inmediato y de paciencia infinita, porque la misma puesta de la mesa conlleva un ritual largo, que no viene mal para ir “haciendo hambre”: la mesa se pone con tres manteles blancos simbolizando la Santísima Trinidad y tres velas simbolizando pasado, presente y futuro, la ramita de acebo, el pan cortado en tres pedazos, venga a dar vueltas a la mesa, ahora un recital… Después, la manduca: la tradicional sopa de ajo, el bacalao, los caracoles… Una cena normal hasta que llegan los Treize desserts, que representan a Cristo y sus 12 apóstoles. rece postres a base de frutos secos, frutas frescas y confitadas, nougat o turrón duro y blando, Pompes à l’huile (un pastel con masa brioche, aceite de oliva y agua de azahar), diferentes tipos de galleta, membrillo…

La tradición también dice que quienes van a la misa del Gallo, la Vigilia de Navidad que se celebra a media noche, se tomarán los postres tras la misa. A ver quién come 13 postres y aguanta despierto a más de las doce.

Vía natursan.net

Kentucky Fried Chicken en Japón

Nadie sabe con certeza por qué los japoneses hacen colas de horas para comer pollo frito de la cadena KFC en Navidad. Todo apunta, como siempre, a una publicidad avasalladora y a un poco de historia. Y es que en los años 70, después de la austeridad que impuso la Segunda Guerra Mundial, los japoneses empezaron a remontar y a consumir con los ojos puestos en Estados Unidos. Así que empiezan a consumir su cine, su moda y también su fast food. Se colaron cadenas como KFC tras la Expo de Osaka (1970) y lanzaron un claim: “Kurisumasu ni wa kentakki!” (¡Kentucky en Navidad!). Hay otra leyenda que  apunta a que Takeshi Okawara, quien abrió el primer KFC en Nagoya, vendió a los japoneses que ese pollo frito era una tradición en Estados Unidos. Y otra más, que no la última leyenda, que dice que el pavo era caro y aquel primer KFC posicionó el pollo como alternativa. El caso es que a día de hoy los japoneses siguen poniéndose ciegos de pollo frito y KFC sigue facturando millones en Navidad, muchos millones (56 millones en las navidades de 2019), y el viejo Coronel Sanders tan contento.

Vía Blogs.20minutos.es

Fiesta de los Siete Peces en Italia

De nuevo nos remontamos a la tradición católica para ponernos las botas. En la Vigilia, como día sagrado que es para los católicos, no se acostumbraba a comer carne, y así comenzó la tradición de comer productos del mar. Normalmente acostumbran a servir calamares, pulpos, camarones, mejillones, ostras, almejas, bacalao… ¿Que no quieres carne? Toma siete platos de pescado y marisco. O trece, porque en algunos hogares sirven trece platos en lugar de siete por los 12 apóstoles más Cristo.

Carpa frita en República Checa

Nos suena raro comernos un pez como los del estanque del Retiro, pero eso es precisamente lo que hacen en República Checa: escoger una carpa de los más de 21.000 estanques artificiales, que se encuentran mayormente en los distritos de Třeboñ, Jindřichův Hradec y České Budějovice, y freírla por Navidad.  Las familias eligen una carpa del tanque de agua, se la llevan a casa, la limpian y la fríen en pan rallado. Y si la compran con algo de antelación y directa del estanque, dice un portal de Praga que las familias tienen a la carpa nadando en la bañera no tanto para conservarla fresca sino para eliminar el sabor terroso que tiene este pez. De nuevo, la tradición atiende al ritual cristiano de no comer carne en el último día de Adviento y a la tradición pesquera que se extendió en el siglo XIV y la construcción en ese mismo siglo de estanques y lagos en la ciudad de Třeboň. En el siglo XVI se construyeron 3000 estanques y se desarrolló la tecnología de la piscicultura checa. Y desde entonces, carpas para todos. Bueno, al principio solo para algunos, los privilegiados que vivían en las ciudades con estanque o las familias ricas que tenían el suyo propio. Pero luego se extendió como tradición navideña del país.

Vía etheriamagazine.com

Joulupuuro, glögi, glögi, vihreät kuulat y joulutorttu en Finlandia

Tiene un nombre exótico, pero es nuestro arroz con leche. Literalmente: arroz, agua, leche, azúcar y canela. Al fuego a hervir y plato navideño al canto. La verdad es que no se han roto la cabeza con su tradición navideña, pero parece ser que para ellos es una cosa bastante gourmet. Esconde una almendra dentro, solo una, y quien la encuentre tendrá suerte todo el año.

Lo que sí es más especial es el glögi, una bebida a base de zumo de fresa o arándano  o vino caliente con pasas, almendras, clavo y canela. El vihreät kuulat, unos caramelos de gelatina verde recubiertos de azúcar. El joulutorttu, una torta con forma de estrella a base de masa de hojaldre y mermelada de ciruela espolvoreada con azúcar glas. El joulupulla, un bollo aromatizado con cardamomo y decorado con una galleta de jengibre.

Hallacas en Venezuela

No es un plato únicamente navideño, pero es que en la mayoría de los países latinoamericanos durante las fiestas hacen recetas típicas del país y otras provenientes de las influencias migrantes como el jamón cocido, el pavo, el lechón y hasta torrijas. Un plato curioso es la hallaca venezolana, un bollo de masa de harina de maíz condimentada con caldo de ave y rellena de un guiso de carne de cerdo, de ave o de vaca con aceitunas, pasas, alcaparras, pimentón y cebolla. La masa se envuelve en hojas de plátano ahumadas que se atan y se hierven.

Vía facilcocinar.com

Picana de Nochebuena en Bolivia

Es un guiso de carne, a base de pollo, cerdo, cordero y pecho de vaca con verduras y vino. Un guiso contundente, servido además con patatas y maíz que, agarraos, suelen comerlo según la tradición a las 12 de la noche. En Bolivia juegan fuerte a la Nochebuena. Ah, le añaden llajwa, una salsa picante a base de una variedad de ají. Tiene una pinta brutal, la noche no sabemos si será tan brutal.

Mixiotes, romeritos, tamales, champurrado y pozole en México

En México tienen un buen despliegue de platos y unas elaboraciones que hipotecan horas de cocinado y horas de digestión. El mixiote es uno de los platos más típicos, se trata de unos saquitos de hojas de maguey (agave) cocidos con pollo, patatas, mantequilla, vino, chile, tomillo…. También comen guiso de romeritos con mole, a base de ese brote (distinto a nuestro romero), mole poblano, nopales y camarones secos. Pierna o lomo de cerdo al horno que queda como un jamón ahumado muy jugoso. Y platillos típicos que se comen todo el año como los tamales, el champurrado, el pozole… Y para beber, ponche de frutas caliente, muy dulce. Todo sabrosón.

Chicken Bones en Canadá

El nombre no llama, cuando te dicen que es dulce menos,. Pero no juzgaremos con nuestros “huesos de santo” que a creepy no les gana nadie. A pesar del nombre, se trata de unos dulces rosas muy apetecibles y con mucha pinta de quedarse en las muelas, pero es el precio a pagar por este dulce de canela rellenos de chocolate. Se toman durante la Navidad después de ponerte morado a pavo si eres de la parte anglófona de Canadá, o de Tourtière (un pastel de carne de cerdo, venado o vaca) y las manitas de cerdo, si eres de la parte francófona.

Vía cbc.ca

Doro wat con injera en Etiopía

Se trata de un estofado de pollo (ese es el significado literal de las dos primeras palabras) con verduras y especias picantes servido en una injera, un pan etíope que parece una crepe y tiene un sabor ligeramente agrio por estar hecha con harina fermentada de teff, un cereal de allí. Lo toman en navidad, pero en Etiopía se rigen por el antiguo calendario juliano que sitúa la fecha en el siete de enero.

Vía ministryofcurry.com

Estos son los 10 platos de Navidad más curiosos. Porque la mano del mundo anglosajón es larga y el pavo y el jamón cocido han llegado desde Estados Unidos y Reino Unido hasta Filipinas, Chile, Países Bajos, Colombia y Australia. Si conocéis algún plato más, escribidnos un comentario, nos gusta descubrir rarezas para seguir poniéndonos finos.

Suscríbete AQUÍ a nuestra newsletter para que te enviemos al mail, cada semana, todos nuestros planes y recomendaciones gastronómicas.

María

Parece un topicazo pero puedo comer pizza en cantidades industriales, eso sí, de masa finita, que tampoco hay que abusar, y sin piña. Me entusiasma el café de especialidad y la tortilla de patata con cebolla y sin cuajar (no es negociable). Ojalá tuviera el metabolismo fantástico de David, pero a mí me hace pagar eso de comer como un pozo sin fondo, aun así lo hago y solo por vosotros, queridos.

Deja un comentario

Suscríbete a
nuestra newsletter

Déjanos aquí tu email y te mandaremos un correo a la semana con todos nuestros planes gastronómicos recomendados.

error: ¡Vaya! Nuestro contenido está protegido