Habíamos escuchado rumores (muy fidedignos) de que en el Mercado de la Paz había un pequeño restaurante donde se comía de escándalo, un puesto que nació con la idea de vender botellas de vino francés que ellos mismos seleccionaban mensualmente, donde poco a poco fueron ofreciendo ciertos productos gastronómicos para acompañar a sus vinos y champanes, hasta convertirse en lo que es hoy en día, uno de las mejores opciones que tenemos en Madrid para comer dentro de un mercado (y mira que hay lugares). Te hablamos de nuestra recomendación de esta semana, Oh Dèlice Bistrot Ostrería.

Sí, ya lo sabes, nosotros somos muy de meternos a comer en mercados, y si la semana pasada te hablábamos del super hit y recién llegado Doppelgänger Bar, esta semana nos cruzamos Madrid para meternos en el barrio de Salamanca y visitar otro de los mercados gastronómicos por excelencia. Y es que mucha son las razones para visitar el Mercado de la Paz… las tortillas de Casa Dani, los tacos de Doce Chiles, los croissants de Cientrotreinta Grados… y ahora, todas las maravillas que te puedes comer en este Bistrot. Sus dueños son Alberto Sánchez, quien se encarga de seleccionar las bodegas francesas viajando mensualmente a Francia; Manolo Huelva, gran conocedor del mundo del vino y la cara más visible de Oh Dèlice Bistrot desde hace 5 años; y David Molinero, el artista de la cocina (y también de la sala), que ha trabajado en restaurantes de la talla de Georges Blanc (3* Michelin en Francia), Lasarte, o Dos Cielos (Barcelona).

Aquí la fórmula mágica es a la vez, muy sencilla: estar en el Mercado de La Paz les permite comprar lo que necesitan, hasta el punto que si pides ciertas piezas de carne o pescado, allí mismo se lo agencian y te lo preparan. Y aunque su producto estrella es la ostra, una vez catado, te podemos asegurar que todo su producto es de la máxima calidad. De la pescadería, la carnicería, o la frutería, al plato. Vamos a ir contándote lo que pedimos ya mismo, y mientras, si quieres puedes ir echándole un vistazo a su carta («muy juguetona» como ellos mismo dicen, porque tienen muchas elaboraciones por piezas) aquí mismo.

Empezamos, como debe ser, con una Gilda de Bombas, Cohetes y Lagartos, del Mercado de Villa de Vallecas). Estos son los reyes del mambo en este aspecto, y en Oh Dèlice Bistrot lo saben bien.

Seguimos con uno de los protagonistas en este Bistrot, las Ostras Amèlie. Primero una «Número 2», más carnosa, y después una Ostra cóctel, con salsa ponzu y un Caviaroli de trufa y un microgerminado.

Sus Bravas «en gofre» son un espectáculo, tal cuál. Una masa de patata, con tres salsas, una a base de tomate, una mayonesa de humo con aceite de Castillo de Canena, y ali-oli… con un toque de tomillo.

Croquetas de chipirón en su tinta, muy sabrosas, melosas, y también muy crujientes.

Después, la Mini hamburguesa de curry y cebolla. El pan es de Triticum Lovers, la burger es de ternera de Valles del Esla de Las Viandas de Julián (también en el propio Mercado de La Paz), y lleva una salsa de curry, cebolla confitada, cebolleta china y una lasca de pepinillo encurtido.

Luego, la Ficelle de calamares (su versión del bocata de calamares de toda la vida), con pan francés extra crujiente (solo con corteza), rabas de Santander, y acompañado de mayonesa de tinta y de lima.

Sí, aún hay más. Tartar de atún tocado con emulsión de soja, generosos dados de un brutal atún rojo, con puntitos de aguacate y Caviaroli de aceite de oliva.

Otro de los puntos fuertes de Oh Dèlice Bistrot. Arroz seco con alcachofa y vieira. El sofrito, al «estilo catalán», el fondo está hecho con la parte noble de la alcachofa, setas deshidratadas (lo que le da oscuridad al caldo), huesos de pollo, zanahoria, apio, nabo y repollo, y los puntos que lo acompañan, calabaza con miel, y alioli. Mezclas todo, y el resultado es magistral, uno de los mejores arroces de Madrid.

Y para acabar, su Cochinillo confitado a baja temperatura, con escarola y uva, con una cremita de calabaza y miel.

De postre, una Tarta fina de manzana, con masa de hojaldre, láminas de manzana y helado de vainilla y un Suflé de Chocolate (que también estaba riquísimo), al que no nos dio ni tiempo de fotografiar.

Lo que están haciendo estos tipos en Oh Dèlice Bistrot merece una visita, y urgente. Su producto estrella son las ostras, pero sus increíbles Bravas en gofre, sus croquetas, ese Tartar de atún, o su gran arroz también están a la altura. Cocina de producto puro y duro, ensalzando a cada uno de sus productores según te cantan los platos, todo regado por una más que reseñable selección de vinos y champanes (sin carta, los van cambiando mensualmente), y con una atención en sala (minúscula, eso sí) por parte de David Molinero, que realmente lo borda. Aquí puedes venir y comer por 15 o 20 euros, o darte un homenaje de los buenos gastándote lo que quieras, pero el ticket medio rondará los 35-40 euros. Su carta va cambiando según temporada, así que habrá que ir varias veces para probar más cositas, porque de momento todo lo que hemos catado está realmente bueno. Ya nos contarás cuando te pases por este puesto del Mercado de La Paz. Somos todo oídos.

Si quieres seguirles la pista, aquí mismo os dejamos en Instagram de Oh Dèlice Bistrot.

C/ Ayala, 28 | Mercado de La Paz.

910 293 570

David

David

Buena dentadura, estómago de hierro, casi dos metros y un metabolismo maravilloso... una máquina de comer. Alguien tiene que hacerlo, así que como y bebo como loco para después contártelo y que vayas a tiro hecho.

Deja un comentario

Suscríbete a
nuestra newsletter

Déjanos aquí tu email y te mandaremos un correo a la semana con todos nuestros planes gastronómicos recomendados.

error: ¡Vaya! Nuestro contenido está protegido