No hay ciudad que se precie que no tenga un mercado gastronómico del que sentirse orgulloso. La formula funciona siempre: muchos juntos haciendo comida rica. Punto de encuentro con amigos, lugar obligatorio para conectar con la gastronomía de una ciudad, conocer las huellas de la historia local.

Ya nos dimos vueltas al mundo en búsqueda de museos gastronómicos, panaderías, cafeterías… hoy toca seleccionar algunos de los mercados gastronómicos más interesantes (algunos muy conocidos, otros no tanto), para que viajes aunque sea de momento mentalmente, y comas por los ojos.

Smorgasburg

La ciudad de Nueva York está repleta de mercados gastronómicos, pero desde que el Smorgasburg abriera sus puertas en el East River hace un par de años, se ha ganado un puesto entre los mejores. Tanto que el New York Times lo ha calificado como el “Woodstock del comer”.

Los fundadores Eric Demby y Jonathan Butler, uno con experiencia en finanzas y el otro, periodista, se lanzaron a revitalizar un enorme espacio -caben hasta 30.000 personas– con stands de comida para que no fuera lo mismo de siempre. Por eso organizaron un proceso de solicitudes de pequeños comercios y cocineros que quieren formar parte del mercado. Más de cien puestos de comida entre dulces, pizzas, hamburguesas, noodles… un poco de todo, pero diferente, más gourmet y más cuidado.

Vía nytimes.com

Fico Eataly World

En Italia, a la ciudad de Bolonia se la conoce como “La Dotta, la Rossa e la Grassa”, es decir, la roja, la culta y la gorda, por ese amor desmedido por la buena gastronomía. Por eso no nos extraña que cuente con uno de los mercados gastronómicos más grandes del mundo, el FICO Eataly World: con más de 40 restaurantes y tiendas gourmet donde compras y probar quesos, embutidos, vinos, cervezas, pastas… y un programa de actividades y talleres para aprender más sobre el mundo de la cocina.

Vía navartur.es

Little Spain

Es un proyecto ambicioso, con más de 40 millones de dólares invertidos. No se puede esperar menos de 3 gigantes de la cocina como Ferrán Adrià,  José Andrés y Albert Adrià, que se unieron en 2019 para abrir el Mercado Little Spain en Nueva York, un espacio de 3.200 metros cuadrados, más de 400 personas trabajando, tres restaurantes, dos bares y cientos de productos y recetas españolas.

Mercado de los Niños Rojos

Es el mercado cubierto más antiguo de París y está considerado un punto esencial de la ciudad para descubrir la historia de la ciudad. Fundado en 1600, su nombre se debe a un orfanato en el que los niños vestían un uniforme rojo.

En la actualidad, es un mercado  en el que encontrar no solo productos típicos y locales como frutas o verduras, sino también pequeños restaurantes y bistrot donde comer platos internacionales.

Vía blog.playandtour.com

Mercado de Campo de Ourique

El mercado da Ribeira de Lisboa es una parada turística obligatoria para entrar en contacto con la gastronomía lusa. Más de 40 puestos de comida preparada y productos para comprar como pescado fresco, frutas, congelados, pan, huevo, vinos… Sin embargo, no podemos pasar por alto otro de los mercados más locales y auténticos como es el Mercado de Campo de Ourique.

Abierto por primera vez en 1931 y remodelado a lo largo de las décadas, el Mercado de Campo de Ourique es el lugar perfecto para tomar petiscos, unas tapas portuguesas y una buena copa de vino. También organizan catas y degustaciones.

Vía nit.pt

Mercado Central de Abastos

Más que un mercado, el Mercado Central de Abastos es una mini ciudad dentro de la megalópolis de México DF. Cerca de 90.000 personas trabajan a diario en este mercado gastronómico dividido en 9 sectores en el que encontrar absolutamente de todo: desde productos frescos como el guacamole, pescados, chiles, chocolates, frutas al por mayor hasta puestecillos en los que pedir un taco recién hecho. Una locura deliciosa.

Temple Street

Hablar de Hong Kong es hablar de una cantidad inmensa de mercados y calles abarrotadas de puestos de comida. Entre los más conocidos están el mercado nocturno, en Temple Street, una decena de calles atestadas de “dai pai dong”, o puestecillos en las que probar comida casera, especialmente platos con marisco, bolas de pescado o cangrejo, por precios muy bajos y hasta el amanecer.

Vía discoverhongkong.com

Mercado Trionfale

Es uno de los mercados gastronómicos más populares de la ciudad de Roma. Ubicado en el barrio de Prati, cercano al Vaticano, es un mercado cubierto con 273 puestos dedicados a un producto concreto, desde carnes y pescados, pasando por aceites hasta por supuesto, diferentes tipos de pasta.

Renovado en 2009, el mercado está dividido por colores en función del producto que se vende y sobre todo, destacan los productos locales y ecológicos. Lo mejor: conversar con los tenderos.

Mercado Torvehallerne

Este mercado gastronómico es uno de los más elegantes de Copenhague abierto en 1889 en el barrio de Israel. Con espacio para más de 60 puestos, el Torvehallerne volvió a abrir sus puertas en 2011 después de años cerrado, y es conocido por la venta de productos frescos, especialmente frutas, verduras y pescados. Además de los tradicionales puestos -muchos de ellos en el espacio cubierto exterior– dentro del recinto, encontrarás pequeños restaurantes en los que degustar vinos, quesos, cafés, setas, o participar en talleres de pasta.

Viktualienmarkt

Es uno de los mercados gastronómicos más antiguos y conocidos de la ciudad de Munich. El Viktualienmarkt se ha hecho un hueco en la vida gastronómica de los alemanes (y turistas) que quieren hacer su compra.

Con más de 20.000 metros cuadrados y 140 puestos, puedes comprar frutas y verduras frescas, pasando por embutidos, carnes y por supuesto, muchísima cerveza alemana.

Vía muniqueando.com

Mercado Damnoen Saduak

Es un lugar de turismo masivo, de acuerdo, pero no por ello pierde el encanto. Los mercados flotantes de Tailandia atraen a miles de personas gracias a la belleza de las embarcaciones llenas de frutas, verduras y coloridas flores.

Uno de los más conocidos es el Mercado Damnoen Saduak -dividido a su vez en otros 3 mercados más pequeños– , a 100 kilómetros de la capital. Los canales se llenan de barquitas desde las que muchas mujeres venden sus productos o incluso, comida preparada. Como consejo, es mejor las visitas por las mañanas a primera hora.

Mercado de Belgrano

Que Buenos Aires es una delicia gastronómica, no es ningún secreto. Asados, empanadas, pizzas, choripán… Decimos sí a todo y para empezar, el Mercado de Belgrano es un must para comer bien en la capital porteña. El terreno en el que se ubica perteneció al escritor José Hernández y fue donado por la familia en el año 1891. En 2019 se renovó y amplió con una terraza y un patio cubierto para la alegría de todo buen comprador.

Mercado Nishiki

Esta vez aterrizamos en la ciudad de Kioto, en el mercado de Nishiki, un extraordinario mercado gastronómico de apenas 350 metros de largo donde, atención, desde el año 1311 todo entra por los ojos: mucho pescado y marisco fresco (especialmente ostras). Lo que encontrarás aquí, serán productos locales así que olvídate de platos internacionales.

Bazar de las Especias

Estambul es un sinfín de calles abarrotadas de puestos en los que se vende prácticamente de todo. El Bazar de las especias o Bazar egipcio (llamado así por la financiación que tuvo desde su fundación en 1600) es uno de los puntos más turísticos de la ciudad y merece la pena echar un vistazo a sus casi 90 puestos. Un espectáculo de colores y olores, con pimientas, azafranes, frutos secos (especialmente pistachos), dulces de todos los tipos y hasta perfumes. Los vendedores saben embaucar.

Vía quieroturquia.com

Mercado de San Telmo

Volvemos a Buenos Aires, al barrio de San Telmo, uno de los más conocidos. Obviamente el suyo no podía faltar en la lista de los mercados gastronómicos más interesantes a nivel mundial. Inaugurado en 1897 y diseñado por el arquitecto Juan Antonio Buschiazzo, este mercado cuenta con puestos tradicionales de frutas y verduras y también puestos en los que comer asados, milanesas, empanadas, tapas españolas o probar vinos nacionales. No puedes visitar Buenos Aires y no haber comido aquí.

Borought Market

Quizás no sea el fuerte de los ingleses, pero la gastronomía británica también se vive a su manera. En Londres destaca uno de los mercados gastronómicos más hípster (y caros) de la ciudad, el Borought Market. Este espacio lleva operando desde 1754 aunque su historia se remonta a más de 1000 años atrás. Ante todo, su filosofía defiende a los productores locales quienes venden directamente en los puestos: frutas, pescados, mermeladas, quesos, verduras… y sí, también repostería, pizzas, sándwiches y hamburguesas. Merece la pena aunque solo sea por dar una vuelta.

Vía bloomberg.com

Cuenta… ¿a cuántos de estos mercados gastronómicos les dedicarías un viaje en exclusiva?

Foto de portada: Ron Iligan en Unsplash

Sandra

Sandra

Periodista made in Madrid. Enamorada del chocolate y del café. Como con los ojos y odio las calorías. Muy fan del salmón. Busco tesoros culinarios.

Deja un comentario

Suscríbete a
nuestra newsletter

Déjanos aquí tu email y te mandaremos un correo a la semana con todos nuestros planes gastronómicos recomendados.

error: ¡Vaya! Nuestro contenido está protegido