Acertar no es fácil. Las fiestas navideñas ponen a prueba nuestra creatividad, sobre todo cuando queremos marcar la diferencia. ¿Le gustará? ¿Le sorprenderá? Si buscas un regalo que provoque el efecto WOW, toma nota, porque esta ginebra es otro nivel.

No hay más que ver la botella. Un diseño minimalista, elegante, que hace un clarísimo guiño a los inicios de la coctelería, allá por el 1800, cuando los boticarios eran los encargados de elaborar remedios con destilados. Ese homenaje tan cuidado a aquellas primeras botellas medicinales ya de por sí enamora, y hará que quieras quedártela de recuerdo una vez acabada.

Pero la estética no lo es todo. Como dicen los expertos barmans, “La verdad está en la copa”, y comprobamos que esa elegancia externa va también en sintonía con el sabor fresco y seco de esta ginebra (43º), elaborada con mucha atención al detalle.

Le Tribute, ¿por qué es diferente?

Como sabes, la esencia de la ginebra es el enebro. Para proteger esta seña de identidad, recogen esta especia en sus cultivos de Teruel de forma manual. Solo seleccionan las bayas maduras óptimas, y en un segundo filtro se quedan con las mejores para su destilación. Este modus operandi se repite con los otros 6 botánicos antes del pelado y su posterior maceración. Además, estos son destilados de forma independiente, cada uno a su ritmo, con el único objetivo de extraer lo mejor de cada uno.

Con los sabores y aromas preparados, entra en juego la magia del master destiller, quien después de probar, catar y analizar, formula el sabor final de Le Tribute, una ginebra premium diseñada para paladares que quieren algo especial es su copa.

El resultado final es puro equilibrio. Se perciben claramente las notas cítricas y muy frescas (naranjas de Valencia, limones de Sevilla, pomelos, lima, coriandro y kumquat), y un toque en boca y nariz ligeramente dulzón gracias a la mandarina.

Además de la ginebra, en Le Tribute también han trabajado para crear una tónica con una burbuja más grande y resistente usando un método de enfriado a 2ºC, y han diseñado la botella (otra joya para guardar) con forma cuadrada para mantener más tiempo el líquido carbonatado.

Así logran que se cumpla a raja tabla la regla de oro del perfecto gin tonic, que la burbuja aguante. Ya solo te queda sacarle todo el partido en la preparación. Vamos a ello.

El Gin Tonic perfecto, ¿cómo lo hago?

Antes de empezar a mezclar, aquí va un truquito de bartender pro: enfría la copa en la nevera. Escoge una de balón y llénala de hielo hasta arriba. Remueve los hielos durante al menos 10 segundos con una cuchara imperial, o con una pajita metálica, y deshecha el agua sobrante manteniendo las piezas de hielo.

Con la copa perfectamente enfriada, vierte entre 5 y 7 cl de ginebra Le Tribute, saca del estuche una de las botellas de tónica (¿oyes las burbujas?) y llena la copa más o menos hasta donde ves en la fotografía. Remueve durante 1 minuto para integrar bien ambos líquidos. Y el último truco de profesional, añade un twist de pomelo encima de los hielos, sobre el borde de la copa.

Aquí mismo puedes conseguir tu pack Le Tribute para preparar el Gin Tonic Perfecto para estas Navidades, ¡salud!

Suscríbete AQUÍ a nuestra newsletter para que te enviemos al mail, cada semana, todos nuestros planes y recomendaciones gastronómicas.

Sandra

Sandra

Periodista made in Madrid. Enamorada del chocolate y del café. Como con los ojos y odio las calorías. Muy fan del salmón. Busco tesoros culinarios.

Un comentario

Deja un comentario

Suscríbete a
nuestra newsletter

Déjanos aquí tu email y te mandaremos un correo a la semana con todos nuestros planes gastronómicos recomendados.

error: ¡Vaya! Nuestro contenido está protegido