Skip to main content

Podría ser la versión empresarial de David contra Goliat. La historia de fritz-kola se remonta a 2003, cuando dos estudiantes alemanes decidieron plantarle cara a una de las mayores empresas del mundo elaborando artesanalmente su propio refresco de cola.

Han pasado casi veinte años desde su nacimiento, y llevan con orgullo casi patriótico haber rechazado el cheque de compra por parte de Coca-Cola. Los datos no engañan: fritz-kola ya no es tan pequeña ni modesta. Ha crecido hasta convertirse en la tercera bebida de cola más vendida en Alemania.

Ya sabemos que el sueño americano pasa por un garaje y muchas horas frente al ordenador. El sueño alemán tiene otros ingredientes. Bien los saben Mirco Wolf Wiegert y Lorenz Hampl, dos colegas de universidad con ganas de emprender, 7.000 euros de inversión inicial y una furgoneta Volkswagen con la que recorrían Hamburgo vendiendo una nueva bebida de cola made in Germany. Eso sí, con muchas diferencias.

La primera: el vidrio. Y solo vidrio 100% reciclable. Es tal la obsesión de la marca por usar únicamente este material que han puesto en marcha dos exitosas iniciativas, Drink from Glass contra el hábito de usar y tirar y Each Bottle Helps (Cada Botella Ayuda, activa en varios países de Europa) con la que buscan facilitar la recolección y el reciclaje de botellas, desmarcándose así de campañas de green washing habituales en la industria.

La segunda gran diferencia tiene que ver con la fórmula, menos secreta (y dulce) que otras y que contiene extracto de nuez de cola real, cafeína natural extraída de granos de café arábica y una sutil nota cítrica.

La clásica fritz-kola no es la única alternativa. También convive fritz-limo, la otra gama de refrescos de limón o de naranja, elaborada con azúcar de remolacha y los dos sabores de fritz- spritz, el de manzana – con 1,7 piezas de fruta por cada 0,33cl, un valor más alto que la media en la industria – o de ruibarbo, ambos productos ecológicos y sin zumo concentrado.

Como resultado, la marca ha conseguido sabores totalmente familiares y naturales para un público que quiere algo conocido pero consumiendo de forma diferente. En fritz-kola lo tienen claro: “No es un producto, es una actitud”.

Su posicionamiento más allá del interior de la botella ha quedado patente en las causas que apoyan: la tolerancia, la apertura, la independencia y la diversidad forman parte de la narrativa de sus campañas de marketing.

No es de extrañar que el consumidor la tenga que buscar en locales con una filosofía similar como coffee shops o bares y restaurantes más alternativos. Ahí están, mostrando su etiqueta en blanco y negro con los rostros de los dos fundadores sonrientes y deseosos de ser descubiertos por un público que busca algo más que un refresco.

Suscríbete AQUÍ a nuestra newsletter para que te enviemos al mail, cada semana, todos nuestros planes y recomendaciones gastronómicas.

Sandra

Periodista made in Madrid. Enamorada del chocolate y del café. Como con los ojos y odio las calorías. Muy fan del salmón. Busco tesoros culinarios.

2 Comentarios

  • Jesús Jiménez peiro dice:

    Me gustaria contacto acrar con ustedes para poder distribuir sus productos en la republica dominicana, país donde resido en la actualidad
    Yo soy español y tengo amplia experiencia en temas comerciales tanto el alimentación como en el canal horeca ( hoteles, restaurantes y cafeterías). Puedo mandarles mi curriculum y referencias.
    Muchas gracias

  • Jesús Jiménez peiro dice:

    Buens tardes, me gustaría contactar con ustedes para poder distribuir sus productos en la republica dominicana, país donde resido actual mente. Muchas gracias por su atención y espero una pronta respuesta. Gracias. Tfno +1 8294922199

Deja un comentario

Suscríbete a
nuestra newsletter

Déjanos aquí tu email y te mandaremos un correo a la semana con todos nuestros planes gastronómicos recomendados.

error: ¡Vaya! Nuestro contenido está protegido