Más de ocho siglos de viticultura convierten a Priorat, un pequeño reducto montañoso en el interior de Tarragona, en parada obligada para amantes del vino. Cotizadísimos fuera de España, la DO Ca Priorat es un embrión enológico que empezó a cultivarse en manos de monjes que llegaron a estas tierras aún en la Edad Media.

Pendientes imposibles, apenas 1.900 hectáreas de viña y suelos de pizarra -aquí llamada llicorella, que cargan de mineralidad a los vinos, Priorat se entiende a través de tragos suculentos, con mucho cuerpo y aroma, creados con la jugosidad y potencia que la garnacha tinta y la cariñena brindan, ofreciendo vinos redondos, poderosos y con una merecidísima fama a nivel mundial, convirtiéndose en alguna de las referencias más demandadas de nuestro país.

Coexisten así dos caminos, igual de heroicos que la viticultura en terrazas que obliga lo escarpado de este terreno negro y abrupto, que apuesta por vinos de altísima calidad, de conciencia y consciencia enológica en la bodega. Todo ello con un respeto casi ancestral por el terruño, para que se exprese al máximo en vinos tan únicos como los parajes en los que se encuentran.

Un tesoro patrio al que dar voz desde la copa, poniendo en valor estas garnachas y estas cariñenas, pero también el acento que otras uvas ponen como la cabernet-sauvignon, la merlot, la syrah y la cabernet en el apartado tinto, el que ha dado pábulo universal a esta región repleta de picos y montaña en el corazón tarraconense, donde también se oyen nuevas voces que también nos hablan de sus vinos blancos.

Aquí te chivamos 10 vinos del Priorat que hay que degustar para entender esta gran DO.

Gotes del Priorat 2017 – Bodega Portal del Priorat

Un carácter casi de alquimia es el que Alfredo Arribas propone en esta asequible joya, donde ensambla a las dos reinas tintas de la región (garnacha y cariñena) con una pizca de syrah. Jugoso, fresco y capaz de trasladar al paladar a esa frutalidad desbordada, enriquecida con el toque mineral de suelos muy pizarrosos.

Mimado desde la vid, procedente de viñedos con muy poca exposición solar, que aúnan una doble frescura: la del paraje y la de la orientación, que puede serviros como iniciación amable a vinos rotundos, de marcada fruta roja, breve crianza (apenas seis meses) y que en el plato son perfectos compañeros de asados de carne blanca o de arroces intensos. Un derroche de vitalidad que puedes comprar aquí mismo.

Històric Negre 2018 – Terroir al Límit

Un auténtico puzzle para componer un vino casi sinfónico, elaborado con un coupage de garnacha tintorera y cariñena -con predominio de la primera-, seleccionadas de viñas con hasta cinco décadas de vida. Confluyen así hasta cepas de nueve pueblos distintos, persiguiendo así vinos elegantísimos, limpios y con una frutalidad casi adictiva.

Un vino casi de funambulista, donde el equilibrio entre la fruta roja, el regaliz y las especias se marca en cada trago, del que apenas se elaboran 14.000 botellas y cuya crianza, en cemento durante seis meses, respeta la energía y finura natural de la fruta mejor elegida. Todo ello en un precio casi de regalo que podrás comprar aquí mismo para una bodega joven que dará mucho que hablar.

Nita 2018 – Meritxell Pallejà

Tradición y vanguardia se unen en Nita, una de las nuevas voces enológicas de los vinos del Priorat, capaz de dejar que viña vieja y joven establezcan un diálogo fructífero. Ritmo a estas ‘palabras’ lo pone el coupage de variedades ancestrales como la garnacha y la cariñena, y otras con menos arraigo pero mucho encanto.

Cepas trabajadas en biodinámico y respetando los ciclos de la tierra, Meritxell Pallejà, de hondas raíces del Priorato pero tras haberse formado más allá de estas montañas, propone así un vino más afrutado y fresco, no tan voluminoso en boca, pero bien surtido de notas de cereza y frutas rojas y de marcada floralidad.

Más ligero, de jugosa acidez, que bien puede valer para un copeo informal como para entroncar una comida en la que puedas acompañarlo con carnes rojas, guisos o cocina italiana y que tiene un precio que invita a comprarlo por palés aquí.

Camins del Priorat 2019 – Álvaro Palacios

La puerta de entrada al universo enológico de Álvaro Palacios no podía tener un mejor nombre. Con Camins hablamos de un perfecto ejemplo de los vinos del Priorat: jugoso, concentrado, mineral y poderoso, con una enorme carga frutal, que es ideal para familiarizarse con la zona y entender a Palacios, uno de los responsables del boom del Priorato a nivel internacional.

A él le pertenecen algunas de las cumbres enológicas de la región como L’Ermita, Les Aubaguetes o Dofí, vinos multipremiados de los que Camins del Priorat es el hermano pequeño -que no menor- y para el que se eligen uvas de hasta 100 parcelas distintas. Joven, fresco, con poca crianza e ideal para la iniciación en la zona y que podrás encontrar aquí mismo.

Les Crestes 2019 – Celler Mas Doix

Otro de esos ejemplos que demuestran la nueva ola de vinos del Priorat, sabiendo mantener en la balanza la mineralidad, el cuerpo y la frescura con acierto. Un corazón goloso, de sabrosa fruta roja y negra, que viene avalado por una mezcla de cepas viejas y nuevas con garnacha, cariñena y syrah.

Una cuidada nota de pizarra y buen defensor de lo que significa terruño hacen de Les Crestes otro de esos lujos accesibles y asequibles que puedes comprar aquí mismo, sirviendo como soplo de aire fresco con el que abrirse a Priorat. Jugoso, frutal, limpio y largo, compañero de baile ideal de todo lo que implique brasa, como verduras o carnes, pero también para marcarse un ‘agarrao’ con guisos o quesos y embutidos potentes

Nelín 2017 – Celler Clos Mogador

No queremos dejar pasar la oportunidad de reivindicar un blanco en esta tierra eminentemente tinta. Comparte mineralidad, lógicamente, donde la pizarra se manifiesta en esta mezcla de garnacha blanca y macabeo de apenas cuatro microparcelas. Agricultura biodinámica y regenerativa que apuesta además por levaduras naturales y fermentación espontánea en un blanco inusual por cortesía de Clos Mogador, el legado de René Barbier en Priorat.

Complejo, largo, con mucha estructura y notas minerales, especias y fruta de hueso, además de membrillo, que se expresa firme en boca, siendo muy sedoso y que permitirá sacar al trago de la costumbre de blancos ligeros y expansivos en nariz, pero breves. Aquí hablamos de un do sostenido en cada trago, ideal para inconformistas, que podrás comprar aquí mismo.

Planetes De Nin 2018 – Celler Familia NinOrtiz

Otro de esos vinos bendecidos por la crítica internacional, llevando con orgullo el sello Parker con 94 puntos. Formado por un binomio imbatible entre Ester Nin y Carles Ortiz, ella en la enología y él en la viña, esta tinto representa el carácter histórico de Priorat. Intenso, de muchísimo color -casi tinta-, y mucha mineralidad pero extraordinaria frescura.

Estructura, carácter y una mezcla de garnacha (incluyendo parte de garnacha peluda) y cariñena, que presume además de ser un vi de la vila, yendo a un carácter localista para poner en valor Porrera, el pueblo donde se elabora, recurriendo para ello a viñedos históricos. Todo ello ensamblado en un vino potente, con nervio y elegancia, capaz de bailar con queso añejos, carnes rojas, asados o una buena cuchara, y que podrás comprar aquí mismo.

Negre de Negres 2017 – Bodegas Portal del Priorat

Si hubiera que hablar de mimesis con el terreno e integración, habría que hacerle una entrada en el diccionario a este vino. Un auténtico vino de finca con la garantía de Clos del Portal, donde la garnacha es la protagonista, y que es un mosaico de parajes en función de la maduración de cada uva, que puedes comprar aquí mismo.

Se ensamblan así más de 40 parcelas distintas, algunas casi diminutas, que ofrecen un vino carnoso, rotundo y cargado de aromas frutales, balsámicos y minerales, que combina frescura y potencia en paladares de iniciados y de expertos consagrados. Perfecto para entender la nueva onda de vinos del Priorat y para que te des un homenaje con un asado de carne, con un arrocito campero o con una buena parrillada.

Les Terrasses 2018 – Álvaro Palacios

Rusticidad y finura en la escalada de Álvaro Palacios, presentando un Priorat purista y accesible, quizá un peldaño por encima de Camins. Fresco, armonioso y bien ensamblado en esa mezcla de garnacha y cariñena, que da como resultado un mix de más de 80 parcelas de viña vieja, distribuida en la pizarra prioratina, y que es capaz de poner fruta, estructura y largura en un mismo y elegante trago.

Un vino infalible, cercano y muy a mano con una crianza en madera de 13 meses, que aporta vigor al conjunto, pero sin mermar la frutalidad, y que demuestra versatilidad en el bocado con tu carne preferida. Idóneo para una barbacoa o para un homenaje a la plancha, o como regalo en esa comida familiar, y que tienes aquí mismo.

Martinet Bru 2018 – Mas Martinet Viticultors

Hace más de tres décadas los Pérez Ovejero, sin experiencia previa en viticultura, se aventuraron a crear Mas Martinet. Hoy son un referente dentro de los vinos del Priorat, donde han aportado frescura, ligereza y un trato preferencial a la uva, dejándola que se exprese en la viña y en la vinificación.

Aquí nos vamos a un coupage de garnacha peluda, garnacha tinta y syrah, todas ellas ecológicas, con fermentación espontánea y levaduras salvajes, todo ello acompañado de maceraciones cortas. Se consigue así ligereza, aromas elegantes y mucha finura donde notarás fruta roja, regaliz y taninos amables con acidez controlada.

Perfecto para entregarse en primavera a base de barbacoas al aire libre y, si el frío regresa, darle salida con guisos o una buena carne en salsa porque todo lo que tenga chicha le irá de maravilla y al que te ponemos aquí mismo en bandeja.

Cuéntanos… ¿tienes alguna sugerencia o zona preferida para los próximas recopilaciones de vinos? Somos todo oídos, lanza tu comentario por aquí debajo, o si lo prefieres en nuestro Instagram.

Jaime

Jaime

Periodista, disfrutón y buscador de lo que hay detrás de un buen plato o un buen vino. Cuando no estoy entre copas o entre platos me limito a pensar dónde será la próxima aventura.

Un comentario

  • ¡Qué interesante! Los vinos son una bebida que cada vez está más demandada, y es que es ideal poder encontrar tanta variedad de vinos diferentes. Además, nosotros creemos que son uno de los regalos perfectos para hacer a alguien especial porque ¿a quién no le gusta recibir un regalo que pueda degustar? Sin duda, es una idea de lo más original y estupenda, además de que el vino es una bebida que gusta a casi todo el mundo.

Deja un comentario

Suscríbete a
nuestra newsletter

Déjanos aquí tu email y te mandaremos un correo a la semana con todos nuestros planes gastronómicos recomendados.

error: ¡Vaya! Nuestro contenido está protegido