Desde que, hace unos años, el boom de los cafés de especialidad llegara a Madrid, la proliferación de los specialty coffees en nuestra ciudad ha sido brutal. Justo en aquel momento, allá por noviembre del 2019, fue cuando Ignacio Villa, decidió apostar por este pequeño-gran proyecto. Un año y poco después, no solamente se ha convertido en un fabuloso destino para los amantes del buen café, sino que han sabido complementar su oferta con un espectacular pincho de tortilla, unos entrepanes que merecen un monumento, y repostería artesana de calidad. Por estas tres grandes razones, esta semana nuestra recomendación va para Cafés Tornasol.

Anuncios

Pero vamos por partes, en lo referente al café de especialidad, en Cafés Tornasol apuestan por ir rotando diferentes orígenes y tostadores. Han trabajado con Hola Coffee, Toma Café, Puchero, Nomad, Right Side Coffee, The Fix, o The Barn (Berlin) entre otros muchos, con la idea de servir de exposición y ofrecer diferentes propuestas, siempre de máxima calidad, a sus clientes.

Entrando en materia gastronómica, como te avanzaba al comienzo, además del tema cafetero aquí vas a flipar con todo lo que hacen. Mónica Iglesias es la encargada de hacer auténticas maravillas en la pequeña cocina de este puesto dentro del Mercado de Antón Martín, un mercado que se ha erigido como un claro referente gastronómico en Madrid, con destinos como Doppelgänger, Asian Army, o La Saletta, entre otros muchos.

Por un lado, empezamos pidiendo un Pincho de tortilla que ya habíamos probado varias veces (de hecho, siempre que andamos por la zona cae uno). Una tortilla elaborada con huevos de corral y patatas de la frutería del mercado. Muy poco cuajada y con cebolla caramelizada. La acompañada de un mollete de Panes con Alma. Está en nuestro ranking con las mejores de Madrid.

Después, le dimos caña a otra de las piedras angulares de su propuesta, los entrepanes. Empezamos con el Sándwich Cubano, con paletilla de cerdo adobada con pimentón, azúcar moreno y otros condimentos varios, cocinada hasta que se deshace y se desmiga, con pepino encurtido, queso y mostaza.

Después, el Bikini, con jamón cocido natural (de la charcutería del mercado), queso Arzúa y un huevo de corral. El pan, un mollete de pan cristal. Para mojar sin dejar rastro.

Y acabamos con el Reuben, el Sandwich de pastrami casero. Una pieza de pecho de ternera que pasa dos semanas en salmuera, después lo rebozan en un rub de especias y se hornea a baja temperatura durante unas 5 horas. Ojo, no está ahumado, lo que le aporta un carácter diferente a lo que viene siendo un pastrami «clásico». Lo cortan a cuchillo en lonchas muy finas, y lo acompañan de queso fundido, chucrut y salsa rusa.

Para acabar, y habiendo ya catado varias veces su famosa Tarta de queso (tienes que ir a por ella) probamos su famosa Banoffee. Base de galleta maría con mantequilla, plátano de canarias maduro, dulce de leche y nata montada (casera). Un auténtico espectáculo.

Lo que están haciendo en Cafés Tornasol es una pasada. Además de uno de los mejores cafés de especialidad de Madrid, su oferta de sándwiches es más que potente. Su pincho de tortilla es mayúsculo, y su repostería artesana (tartas, bizcochos, rolls, brownies…) también está buenísima. Pidas lo que pidas, es acierto seguro. Además, el ticket, como puedes imaginar, es super bajo. Estamos hablando de que los entrepanes rondan los 5-6 euros… por lo que el ticket medio, tomando cervezas artesanas (que las tienen, y también muy buenas), café y postre, rondará los 15 euros aproximadamente. Si te animas, también puedes apostar por los fueras de carta que van sacando cada semana. Sin duda, este puesto del Mercado de Antón Martín merece una visita, más pronto que tarde. Ya nos contarás por aquí, o si lo prefieres, con un DM en nuestro perfil en Instagram.

Por si quieres seguir la pista de Cafés Tornasol en Instagram, aquí mismo te dejamos su perfil.

C/ Santa Isabel, 5 (Puestos 10.15) | Mercado Antón Marín

Anuncios
David

David

Buena dentadura, estómago de hierro, casi dos metros y un metabolismo maravilloso... una máquina de comer. Alguien tiene que hacerlo, así que como y bebo como loco para después contártelo y que vayas a tiro hecho.

Deja un comentario

Suscríbete a
nuestra newsletter

Déjanos aquí tu email y te mandaremos un correo a la semana con todos nuestros planes gastronómicos recomendados.

error: ¡Vaya! Nuestro contenido está protegido