Desde que comenzaron su andadura en el Mercado de Vallehermoso allá por el año 2014, los chicos de Kitchen 154 lo han estado petando cada año más fuerte, con sus genuninos sabores del sudeste asiático. Ahora, y tras el riguroso parón por el tema de la pandemia (abrieron este nuevo concepto dos semanas antes del confinamiento), vuelven a la carga con 154 Thai Bar.

Así como en Vallehermoso lo que te vas a encontrar es un popurrí de platos del sudeste de Asia, en nuestra recomendación de la semana, 154 Thai Bar (Mercado de Chamberí), los que mandan son los sabores de algunas de las cocinas regionales menos conocidas de Tailandia, desde Bangkok hasta la zona sur.

Todo muy auténtico, muy sabroso, muy picante… y claro, Pad Thai ni por asomo. No en vano Alex Zurdo, el creador del proyecto, es uno de los mejores conocedores de la gastronomía Tailandesa de nuestro país. Si aún no tienes su libro «Comiendo en las calles de Asia», tienes que pillártelo pero ya.

Él junto con su jefe de cocina en Chamberí, Anxo de Pablo, son los que han estado trabajando duro para crear una batería de 8 nuevos platos (que irán rotando), para hacer que te pegues un gran viaje a Tailandia sin moverte de Madrid. Te contamos lo que pedimos.

Empezamos con una Yum de coliflor, un tipo de ensalada tailandesa, con coliflor frita, y un aliño básico con salsa de pescado, azúcar de palma y lima, le añaden Nam Prik Phao, una mermelada de guindilla tostada (que hacen ellos), cacahuetes, cebolla tostada. Era fuera de carta, pero se va a quedar según nos cuentan. Solo por este plato ya merece la pena ir al 154 Thai Bar.

Seguimos con unos Mejillones Nam Prik, con albahaca, cilantro, guindillas, chile ojo de pájaro, lemon grass, lima kaffir. La salsa estaba absolutamente brutal. Este es un plato muy típico de las calles de Bangkok, solo que allí lo suelen preparar con almejas tailandesas.

Luego el Nam Tok de bonito al wok, uno de sus platos estrella, un taco de bonito al wok (cortado como un tataki) con cilantro, menta, lima, guindillas, piparras… Este plato es típico de Isan (al este de de Tailandia), con mucho sabor, mucho picante, mucho cítrico, mucho de todo. De los que más nos gustaron en 154 Thai Bar.

Más mandanga de la buena, un Curry verde de morcillo de ternera. Acompañado de arroz y una salsa de chile dulce, pepino y cacahuetes, según se come allí. Un plato que según nos cuenta Alex, suelen preparar los musulmanes del sur de Tailandia. Tienen dos currys más, el Rojo de gambones, y otro Amarillo de pollo (más suave).

Por último, el Pad Makhua, un salteado «chino-tailandés» de berenjena asiática, con verduras, guindilla, carne picada de ternera y gamba seca, acompañado de una salsa de corte algo más chino.

Como todo lo que hacen Alex Zurdo y compañía, 154 Thai Bar es, para nuestro gusto, un pepino de sitio. Lo tiene todo, sorpresa, autenticidad de sabores que te transportan a la Tailandia menos conocida (recordemos que es un país enorme, con muchas influencias y variedades que generan una gran riqueza gastronómica), fueras de carta permanentes que están para ponerles un piso, y por supuesto, una relación calidad-precio imbatible dentro de su sector (te pones las botas por 25-30 euros por persona). A todo esto hay que añadir que ahora mismo también debemos tener en cuenta que el espacio del Mercado de Chamberí lo han adaptado muy bien, con muy buena separación entre mesas, y los techos son altísimos. Todo suma. Tienes que hacerles una visita pero ya. Lo vas a gozar, garantizado.

Si quieres seguir las andanzas de Kitchen 154 y su Thai Bar, aquí mismo os dejamos su perfil de Instagram.

C/ Alonso Cano, 10 (Mercado de Chamberí).

David

David

Buena dentadura, estómago de hierro, casi dos metros y un metabolismo maravilloso... una máquina de comer. Alguien tiene que hacerlo, así que como y bebo como loco para después contártelo y que vayas a tiro hecho.

Deja un comentario

Suscríbete a
nuestra newsletter

Déjanos aquí tu email y te mandaremos un correo a la semana con todos nuestros planes gastronómicos recomendados.

error: ¡Vaya! Nuestro contenido está protegido