Tengo que confesar que todavía hoy, cuando escucho la palabra cereal me viene a la cabeza aquel tigre naranja que se presentaba en la mesa del desayuno de los niños y les ponía esos “super cereales” en un bol. O las bolitas de chocolate flotando en la leche…

Sinceramente, esta visión de los cereales súper azucarados que inundan los supermercados es un injusto reflejo de su valor.

Obviamente el cereal es mucho más. Consumido desde la antigüedad, no sería exagerado decir que el desarrollo de la civilización ha ido de la mano de este alimento, que ha proporcionado durante generaciones una base nutricional barata y asequible en forma de harinas, gachas o pan, una fuente importantísima de minerales y Vitamina B.

Si preguntamos a cualquiera de nuestros amigos por los cereales que conocen lo más probable es que mencione los más populares y clásicos en nuestra región: trigo, cebada, avena, centeno…

Pero en el mundo hay muchos más tipos de cereal, algunos muy consumidos según el área geográfica, y que además tienen un alto valor nutricional. Super cereales que no solo son ricos en nutrientes sino que además son versátiles en la cocina y nos ayudan a salir de la rutina.

Antes de hablar de estos super cereales volveré a repetir lo de siempre… (Lo sé, ¡mira que soy cansina!), las harinas que consumimos deben de ser integrales o de lo contrario no nos beneficiaremos de sus propiedades. ¿Sabíais que el 90% de los nutrientes se pierden en el proceso de refinado de las mismas?.

TEFF

Oh, ¿pero esto qué es? O eso es lo dijeron en mi casa la primera vez que lo llevé. Sin embargo ningún etíope se sorprendería de verlo, ya que es uno de los super cereales básicos en su dieta, siendo su harina muy utilizada, especialmente para hacer uno de sus panes típicos, el injera.

Su resistencia a las sequías y su rentabilidad en la siembra (es tan pequeño que con solo un puñado se puede sembrar un campo) lo hizo muy apreciado en este país. También se cultiva en el Sur de Asia o Australia y, recientemente, gracias a su resistencia y adaptabilidad, se está empezando a cultivar en algunos campos del centro de EEUU u Holanda.

Este cereal chiquitín y muy rico en hierro (básico en la dieta de las mujeres), es ideal para añadir a granolas y galletas. Yo además utilizo su harina para hacer bizcochos ya que es muy agradecido en los dulces.

Hoy en día no es difícil encontrarlo en tiendas ecológicas o herbolarios.

cereales-teff

vía es.vida-estilo.yahoo.com

AMARANTO

El amaranto suele incluirse dentro de la familia de los cereales (o super cereales), aunque en realidad su pertenencia a ella no está clara.

Conocida desde hace miles de años por las tribus precolombinas se cultiva en Sudamérica, África y Asia y es muy apreciado por su alto contenido de proteínas vegetales, vitaminas y minerales.

En la cocina mexicana se utiliza para hacer un dulce muy sencillo llamado Alegrías que es facilísimo de hacer, y que es muy sano ya que se compone de amaranto y miel moldeado en forma de bolitas o galletas. Esto hace que se convierta en un desayuno perfecto.

Si compras la semilla en crudo debes de ponerla en una olla para que explote, como las palomitas, aunque también lo puedes encontrar ya inflado.

También es perfecto para rebozar croquetas o albóndigas de verduras, añadirle chocolate y hacer dulces o incluirlo en las granolas, ya que cuece muy deprisa.

Aunque es algo insípido, lo mejor es usarlo como complemento de otros platos. ¡Es una joya nutritiva! Por cierto, ¿sabías que este alimento está incluido en la dieta básica de los astronautas por la NASA?.

cereales-amaranto

vía telemundo.com

KAMUT

También conocido como Trigo de Khorasan, hoy en día la palabra Kamut está reconocida como Marca Comercial ya que proviene de una lengua muerta como es el Antiguo jeroglífico egipcio, de dónde se tomó el nombre.

Muy consumido en el Egipto de los faraones, es muy rico en hidratos de carbono, vitaminas y minerales. Se cultiva en Irán pero gracias a sus propiedades y versatilidad se está extendiendo a Europa, EEUU y Canadá.

Su uso es muy amplio. Con su harina se hacen tortitas, bizcochos panes y galletas, sus copos se añaden al muesli, se añade a sopas, ensaladas… y cocido se puede consumir como el arroz.

Hoy en día es fácil encontrarlo en tiendas de productos africanos o súper mercados ecológicos, no solo como cereal, sino también como leche vegetal, altamente nutritiva por cierto.

cereales-kamut

vía greenplanner.com

MIJO

El mijo empieza a ser más popular en Europa gracias a la Quinoa, que le ha abierto camino, y gracias también a sus propiedades: muy rico en proteínas, fósforo y potasio es perfecto para estados de fatiga o depresión.

Se puede cocer y saltear con verduras, añadir a ensaladas y mezclándolo con huevo, sal y pimentón, podemos tener unas estupendas hamburguesas vegetales. A mí me gusta también añadirle algunos arándanos o judías azuki cocidas, para dar más consistencia a las hamburguesas.

cereales-mijo

vía tasteasyougo.net

SORGO

Este cereal es muy consumido en África y Asia, aunque hoy en día su entrada en Europa se está extendiendo gracias a su uso como sustitutivo del trigo en productos sin gluten.

Es muy bajo en grasa y su aporte calórico es menor, pero su nivel de proteínas lo hace interesante.

Sin embargo el principal uso del sorgo se da en la industria de las bebidas alcohólicas especialmente en el Shochu.

Para aquellos que nunca hayan oído hablar del shochu, les comentaré que es el destilado más consumido a nivel mundial, por encima de la ginebra y el whisky, aunque con menor gradación. Se puede elaborar con cebada, arroz, mijo o… sorgo.

Su éxito en el mercado asiático es increíble y su consumo mueve millos de dólares al año.

cereales-sorgo

vía comohacerpara.com

Estos son solo cinco ejemplos de super cereales bastante desconocidos, pero también podríamos hablar largo y tendido de las propiedades y usos de la quinoa, la chía o el trigo sarraceno… siendo quizás el mayor impedimento para su uso la típica pregunta de… ¿y qué hago con esto?.

Sed valientes y jugad con ellos, incluidlos en vuestras recetas, sustituyendo de vez en cuando el arroz, los copos de avena o las harinas de trigo por estas opciones y descubriréis que las posibilidades de cambiar vuestra rutina alimentaria son muy grandes. ¡Sed creativos!.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.