Hablar del mejor tal o el mejor cuál es siempre muy relativo, de hecho, la misma experiencia gastronómica en un sitio puede resultar muy diferente para cada persona, porque la subjetividad en lo que para unos es comer bien, y para otros no, siempre está muy presente. Pero en este caso me da igual, porque creo que puedo asegurar que con Kappo estamos ante uno de los mejores japoneses de Madrid, si no el mejor, sin que me tiemble la voz. Te cuento por qué soy tan categórico.

El chef Mario Payán (15 años en Kabuki) lleva 10 meses al frente de su proyecto personal, Kappo… donde en cada servicio realiza una masterclass de su buen hacer como Sushiman, no en vano es uno de los más grandes del país.

Restaurante japones Kappo_01

Según llegas a Kappo, la barra (y detrás Mario preparando el servicio) son los protagonistas, y así será durante toda la comida, con permiso de los pescados que el chef va sacando y cortando al momento, pero luego entraremos en materia sushi. De momento vamos al lío con la primera parte del menú, que comienza con cinco platos de inicio. Fueron estos.

De aperitivo, una Mantequilla de te matcha con coca de lechuga de mar.

Restaurante japones Kappo_02

Tartar de descargamento de atún, con salsa ponzu y cebolleta.

Restaurante japones Kappo_03

Dumpling de pollo, con tofu, ajo negro y salsa americana.

Restaurante japones Kappo_04

Cococha de bacalao y pilpil de miso.

Restaurante japones Kappo_05

Daikon toshiro, con carne, miso rojo y ralladura de limón.

Restaurante japones Kappo_06

Tsukune de pintada, con ajo, sisho y jengibre, por encima, picadillo de melón, pepino y ume.

Restaurante japones Kappo_07

Y a partir de este momento, tras los cinco primeros platos, comienza en Kappo una ceremonia orquestada por Mario Payán, en la que te va sirviendo el Omakase Sushi (lo que él quiere, y como quiere básicamente, porque te pones en sus manos), en forma de nigiris, cada cuál más escandaloso que el anterior. Datos importantes que debes saber, todos los productos son de altísima calidad, se trata de pescados que corta Mario con precisión quirúrgica justo delante de ti y cuyo sabor está por encima de todo, en todo momento, con la inclusión de wasabi en alguno de ellos, y todos con base de arroz que hacen ellos con una mezcla de dos vinagres (uno de ellos rosa, como se ha hecho siempre en Japón). Ahí van los que nos puso el chef.

Nigiri de Ventresca de emperador.

Restaurante japones Kappo_08

Nigiri de Trucha de Tasmania.

Restaurante japones Kappo_09

Nigiri de Gamba y piparra (la piparra no se ve, estaba detrás).

Restaurante japones Kappo_10

Nigiri de Melva ahumada.

Restaurante japones Kappo_13

Nigiri de Pez Lorito.

Restaurante japones Kappo_14

Nigiri de Caballa.

Restaurante japones Kappo_15

Nigiri de Calamar.

Restaurante japones Kappo_16

Nigiri de Chicharro y Jengibre.

Restaurante japones Kappo_17

Nigiri de Besugo, sisho y lima.

Restaurante japones Kappo_11

Nigiri de Ventresca y vieira.

Restaurante japones Kappo_12

Y tras este espectáculo en forma de nigiris, de los que no podría elegir uno como predilecto, porque son una auténtica locura de producto y técnica a partes iguales, llega una Soba de té verde con caldo dashi y tempura de calabaza.

Restaurante japones Kappo_18

Y un postre, Mango rallado en caldo de uva y pimienta rosa.

Restaurante japones Kappo_19

Posiblemente ahora mismo te hayas quedado sin respiración, como estábamos nosotros allí, en la barra de Kappo, viendo currar a Mario Payán, y disfrutando de la elegancia y la delicadeza de cada bocado. Si te cuento que este menú es el llamado “Super Mario” y que cuesta 65 euros (sin bebida)… ¿cómo te quedas? Pues eso, un espectáculo, a un precio de coña para lo que significa el concepto y lo que puedes llegar a gozar si te gusta la verdadera cocina japonesa. Tienes que ir lo antes posible, y nos cuentas a ver si sales como nosotros, flotando.

Aquí tienes la web de Kappo, su FacebookTwitter e Instagram.

C/ Bretón de los Herreros 54.

 910 420 066

Horario Kappo:

Martes a sábado de 13:30h a 16:00h y de 20:30h a 24:00h

Fotos: Gregorio González.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.