Como se suele decir, para todo hay una película. Sobre el mundo del whisky podemos ver La parte de los ángeles, sobre el vino, Bottle Shock”… pero es que además hay grandes películas que han popularizado grandes cócteles, y los han rodeado de un halo de magia que siempre nos evoca las escenas en las que aparecen.

El Dry Martini es uno de ellos, desde el “agitado” no mezclado, de James Bond, hasta el que se toma Katherine Hepburn en la barra de una fiesta privada mientras intenta encestar las aceitunas en su boca, en La Fiera de mi niña. Ese mismo Dry Martini que ofrecía Gatsby en sus fiestas a sus invitados. Ese mismo.

Sexo en Nueva York hizo que el Cosmopolitan fuera trendy entre las mujeres (y eso que de suavecito no tiene nada, es un trago para mujeres de armas tomar), aunque para eso, los tequilas a palo seco que se pide Melanie Griffith en, precisamente, Armas de mujer.

En la famosísima película Cocktail nos enseñaron a curarnos la resaca con un Red Eye, mejor que con el clásico Bloody Mary, y en La Hoguera de las Vanidades, Bruce Willis despertó nuestro interés por el Sidecar.

¿Y qué me decís de las nuevas? ¿Os habéis fijado en el Polynesian Pearl Diver que pide Leonardo di Caprio en Django desencadenado? Ese cóctel se creó casi 100 años después, pero Quentin Tarantino quiso hacer de esta forma su peculiar homenaje a este clásico de la coctelería Tiki.

El daiquiri es otro de esos tragos que han pasado a la historia, hasta en El Padrino vemos pedir uno de plátano. ¿Un tipo duro de la mafia italiana pidiendo un daiquiri de plátano? Tal vez hubiera sorprendido menos un Old Fashion, ese que en la serie Mad Men se beben como coca colas.

Para acabar no puedo evitar mencionar uno de mis favoritos, no solo como cóctel sino también como película: El Ruso Blanco de El Gran Lebowski. Aún recuerdo entrar hace años en un bar de Madrid y preguntarle al camarero si sabía preparar un Ruso Blanco y contestarme “Claro, ¡es lo que bebe el Nota!” y convertirme en fan del camarero y del bar.

Y como creo en el mágico círculo de la vida (momento filosófico post cóctel) voy a acabar como empecé, con James Bond, porque es gracias a un personaje de la saga que se creó este maravilloso combinado: el Vesper.

Venga, cuéntanos, ¿para ti cuáles son esos grandes cócteles, y en qué película aparecen?

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.