Antes de seguir leyendo, ten en cuenta dos cosas: que los documentales no son aburridos (al menos no todos) y dos, que las historias que hemos escogido te van a enamorar. De verdad. Esta lista podría ser la primera de muchas con 10 documentales gastronómicos de los que vas a aprender a amar (más aún) la comida, a admirar a los genios que hay detrás de los fogones y a disfrutar de historias nunca antes contadas. Echa un vistazo porque te vas a enganchar.

El Sueño de los hermanos Roca

¿A qué sabe la luna? “A tierra, a mineral. A trufa” responde Joan Roca. Convertidos ya en maestros de la alta gastronomía, los hermanos Roca pusieron en marcha El Somni, el sueño, un proyecto único y efímero en el que 12 comensales cuidadosamente seleccionados disfrutaron de un menú sensorial y un espectáculo musical con imágenes y video. El documental El Somni captura todo el proceso de montaje técnico y artístico además de las reflexiones de los chefs catalanes y su forma de entender la gastronomía. ¿Cuáles son los límites de las sensaciones?, ¿es posible la obra de arte total?.

El sueño de Jiro

¿Cómo algo tan sencillo puede contener tanta profundidad en el sabor? Eso se preguntan los que pasan por el restaurante de sushi de Jiro, un modesto local con espacio para 10 comensales bajo el metro de Tokyo. El protagonista es Jiro, de 85 años, que lleva toda su vida dedicada a la elaboración del sushi. Este es uno de esos documentales gastronómicos que para nosotros es una auténtica “joya”, porque nos descubre no sólo la apasionante vida del protagonista, sino la tradición gastronómica de Japón. “Jiro dreams of Sushi”, Jiro sueña con sushi, cuenta la historia del chef japonés con 3 estrellas Michelin y profundamente disciplinado con el trabajo.

Cooked

Esta serie-documental es una de las mejores producciones puesta en marcha por Netflix. A través de Michael Pollan, conocido y prestigioso crítico gastronómico, el documental se adentra en la relación ancestral y biológica de los seres humanos y la comida. Con un total de 4 capítulos -cada uno dedicado a un elemento: agua, fuego, tierra y aire- y un viaje por el mundo, nos obliga a reflexionar sobre el tiempo que dedicamos a algo tan esencial como comer y los efectos en la salud de una mala alimentación. Este es uno de los documentales gastronómicos esenciales de los próximos años.

The Coffee Man

En 1997 los tanques ocupaban las calles de Bosnia. La guerra se hacía insoportable así que Sasa Sestic abandonó su país natal y se trasladó a Australia. El ex jugador olímpico de balonmano tuvo que empezar de cero y para su sorpresa encontró la que se ha convertido en una auténtica pasión: el café. Empezó a trabajar como barista en locales de la ciudad de Canberra hasta llegar a competir por el título de mejor barista del mundo en 2015. El documental The Coffee Man cuenta su historia a través de sus viajes plantaciones cafeteras de todo el mundo.

El teatro de la vida

La alta gastronomía peca de ser elitista, reservado sólo para unos cuantos afortunados pero por suerte, hay historias como las del documental The Theater of Life. En 2015 la ciudad de Milán celebró la Exposición Universal; una ciudad chic y rica que sin embargo no escapa a la pobreza. El chef italiano Massimo Bottura decidió poner en marcha un menú -con la comida sobrante durante la exposición- diseñado por grandes maestros como Ferran Adriá, Alain Ducasse o Daniel Hum para los sintecho y los refugiados de la ciudad.

La obsesión por el vino

Netflix sabe cómo hacer buenos documentales y estamos seguros de que Somm despertará en ti una pasión por el vino jamás conocida. Candidatos de todo el mundo se preparan para el examen de Maestro Sommelier, una durísima prueba dividida en 3 partes: la teórica sobre toda la historia del vino (cuando decimos todo, es todo y en 4 idiomas), la segunda es “servicio” dedicado al protocolo en un restaurante y la tercera, una cata a ciegas con una minuciosa descripción. El documental sigue la obsesiva y agotadora preparación de 4 candidatos estadounidenses y de paso, nos presenta a personajes tan llamativos como el legendario Fred Dame.

El proyecto de Singhampton

Michael Stadtländer es un chef muy conocido en Canadá, país al que emigró desde su Alemania natal para dedicarse a la cocina. Algunos años después de instalarse, decidió comprar la granja Eigensinn y montar su propio restaurante de cocina nativa canadiense. Ahora sale a la luz el documental Singhampton Project en el que se cuenta cómo Michael y el artista Paul Ganem han diseñado 7 grandes jardines en los que poder cultivar todo lo necesario para dar de comer 7 platos al día durante 20 noches a una exclusiva lista de invitados.

El pollo, el pez y el cangrejo

En tan sólo 5 horas, los concursantes tienen que cocinar 3 platos: el pescado Balder de Noruega, el cangrejo real y el pollo de Bresse. El diseño, el emplatado y la combinación de sabores corre a cargo de los chefs, pero no cualquier chef, sino sólo los mejores. El concurso Bocuse d´Or, el más exigente y duro, elige al mejor cocinero del mundo. El documental El pollo, el pez y el cangrejo real es un viaje de la mano del chef representante de España, Jesús Almagro, y su lucha por presentar los mejores platos posibles. No os perdáis los entresijos de los concursos internacionales ni tampoco las críticas, algunas durísimas, a los platos. ¿El resultado? Tendrás que verlo.

Cookin Up a Tribute

Los hermanos Roca dan para dos, y tres y cuatro documentales gastronómicos. Después de El Somni, un proyecto experimental y único, los 3 chefs de Girona decidieron cerrar su restaurante El Celler de Can Roca durante 5 semanas y viajar por varios países de Latinoamérica en busca de inspiración y nuevos platos. Para rodar Cooking Up a Tribute se llevaron con ellos a su equipo por Perú, Colombia, México y el estado de Texas. Plantaciones de ajo y chile de agua, ceviches, café, destilados, pisco, papas… un abanico impresionante de productos que son al mismo tiempo identidad e historia de cada país.

La adicción al azúcar

That Sugar Film es un documental de esos que meten el dedo en la yaga y cuestiona qué alimentación aceptamos. Desde la llegada del azúcar a la cultura occidental, su presencia no ha hecho más que aumentar en todos y cada uno de los alimentos y productos procesados que encontramos en el supermercado. Damon Gameau se somete a un experimento: comer todo el azúcar posible en su dieta durante 60 días y observar los efectos. Una fórmula ya experimentada en Super Size Me, uno de los documentales gastronómicos que removió más conciencias.

Y de postre, percebes. Sí, no podemos resistir la tentación de seleccionar Percebeiros, uno de los más bellos documentales gastronómicos que hemos conocido. Son apenas 11 minutos, así que no os guardéis nada, contadnos qué os han parecido, y sobre todo aconsejadnos más, que nosotros también comemos a través de la gran pantalla.

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.