Tengo que reconocer, que de primeras, todas estas nuevas acepciones como Gastrobar, gastropub, neotasca o neotaberna… me dan un poco de respeto.

Me imagino que será porque a lo largo de todo este tiempo probando propuestas gastronómicas en Madrid, me he encontrado más de una que caminaba peligrosamente entre el “gastro”, el “neo”, el “pub”, la “tasca” y la “taberna”, sin tener muy claro hacia dónde iba, y eso no mola.

Pero como aquí solo hablamos de lo que nos gusta, y nos gustan las propuestas diferentes (y si llevan burbujas mejor que mejor), hoy os contamos nuestra experiencia en Charlie Champagne, la Neotaberna del chef Carlos Durán.

Charlie Champagne fachada puente Segovia

Se trata de un local muy coqueto en medio de la calle Segovia, bajo la atenta mirada del Viaducto de Segovia, que alberga una propuesta atrevida, incluso como el propio Carlos Durán nos comenta, canalla.

De primeras, nos llama mucho la atención el currículum de Carlos, quien además de ser el chef de Charlie Champagne, es Capitán de la Selección española de cocina, o lo que es lo mismo, La Roja de la Cocina, ganador del Chef del Año Intercontinental en 2013… y un largo etcétera que puedes consultar aquí.

Y al entrar, igualmente nos transmiten buenas sensaciones la amabilidad de su personal, y su decoración, con ladrillo visto, donde predominan los colores rojo y negro, y donde se puede ver una estantería de madera donde Carlos guarda sus más preciados tesoros, sus champagnes… Ghmumm, Pommery, Perrier Jouvet, Robert Pierrel Gran Rose, Sanger Blanca de Blanc, Duval Lero Gran Vintage, Ghmumm de Cramant, e inlcuso un Femme Vintage 2000… pues eso, lo que te quieras gastar.

Charlie Champagne mesa botellas

Tras este pequeño prólogo para ponerte en contexto, pasamos a contarte en qué consistió nuestra cena en Charlie Champagne.

Para picar, además de unas olivas bien ricas, nos pusieron una Cerveza 100% Charlie, se trata de una cerveza achampanada, exclusiva para Charlie Champagne, que han desarrollado ellos junto con Salvaje. Se trata de una cerveza fresca, de doble fermentación de malta, con un 7% de chardonnay, un 7% de Pinot Noir, y un 7% de Pinot Meunier. Fresca, burbujeante, original… nos gustó tanto que nos pareció el acompañamiento perfecto para el resto de la cena.

Charlie Champagne Cerveza achampanada Salvaje

Empezamos con el mar, con un Pez mantequilla, marcado por fuera, con corte sashimi, por encima un cremoso de curry rojo, tierra de oliva negra, sal de cristal, vinagreta de soja, y huevas de pez volador, combinado con cremoso de zanahoria y piña. Una mezcla de texturas, sabores y culturas muy interesante, con un punto picante (a nosotros nos va el Rock&Roll) del curry rojo, se combina perfectamente con los sabores dulces de la zanahoria y la piña.

Charlie Champagne Pez mantequilla sashimi

Cangrejo de concha blanda, en tempura, acompañado de tres salsas, tártara, alioli y alioli de tinta de calamar. Cuando crece este cangrejo, su concha no puede expandirse, y al mudarla, hace que durante unos días quede el exterior blando (siendo ese momento cuando son aptos para el consumo). Nos pareció muy conseguida la tempura, así como la conjunción con las salsas que propone Carlos.

Charlie Champagne Cangrejo concha blanda

Tataki de atún, presentado en flor, acompañado con ajo blanco de avellana, arena de aceituna negra, y aceite de oliva. Producto de gran calidad, elaboración en la misma onda… me llamó la atención el ajo blanco de avellana, que no suele ser muy común en los tatakis de atún, le va muy bien el punto del fruto seco a la jugosidad del atún. Bien por Carlos una vez más.

Charlie Champagne Tataki atun

Ya habíamos tocado los sabores de mar, y ahora tocaba la tierra, con uno de los platos más clásicos de la carta de Charlie Champagne, Huevos 62º a la brasa, con falso carbón de yuca, y boletus salteados. Se trata de una recreación de unas ascuas comestibles, compuestas por una yuca que se seca 24 horas con tinta de calamar y después se fríe, un parmentier de patata, boletus salteados y trompetas de la muerte.

Charlie Champagne Huevos 62 a la brasa

Carrillera, con 40 horas de cocción… imagínate cómo se deshace. Con 3 tipos de zanahorias, tailandesa (un poco picante), una morada, y una baby, frutos rojos, que le aportan el contrapunto ácido y gajos de naranja. Para hincarle el diente a la carne, Carlos se empeñó en quitarnos los cuchillos de la mesa, y ni falta que hacen… porque está jugosa y tierna, como si fuera mantequilla, con un sabor espectacular… un 10.

Charlie Champagne Carrillera

Y entonces llegó el POSTRE, sí… lo pongo en negritas y en mayúscula, porque se trata de un postre mayúsculo. Una Infusión de vino tinto y violeta, helado de mango, cremoso de chocolate blanco y macaron de chocolate, galleta espolvoreada y compota de naranja. No recuerdo un postre tan atractivo a la vista, y tan sugerente al paladar, una explosión de sabores, entre la que destaco el cremoso de chocolate blanco, está de auténtica locura.

Charlie Champagne Carlos Durán postre

Charlie Champagne postre

En resumen, una propuesta con personalidad, llena de matices, sabores, texturas, olores e incluso colores, con un ticket que ronda los 30-40 euros por persona (según con qué quieras regar la comida, por supuesto), que te recomendamos si quieres que te sorprendan con una experiencia original y con este punto “canalla” que tiene Carlos.

Aquí te dejamos su web, Twitter y página de Facebook.

C/Segovia, 17.

913 651 845

Fotos: Gregorio González

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.