Vinos de guarda. Sótanos, trasteros, vinotecas y bunkers. Todo por el vino. ¿Quien no ha oído aquello de que el buen vino envejece bien? ¿quién? Ojo, que el vino que trae tu amigo del pueblo diciendo que es mejor que cualquier reserva de esos igual no vale. Posiblemente dentro de unos años este más muerto que la coleta de Rappel.

El morbillo que me producen las botellas con unos años es mayúsculo. Ya sé que la curiosidad mató al gato, pero es que no lo puedo evitar. A veces reconozco que buscamos las virtudes, pero que divertida es la arqueología del vino.

Sea como sea ese no es el objetivo de este articulo. El propósito real es proporcionar placer, a vosotros o a vuestro entorno, como dicen ahora los futbolistas. Uno de los regalos que más estoy repitiendo cuando mis amigos son padres, es una buena botella del año del retoño, con la idea de que la abran cuando el proyecto de humano cumpla sus 18 años. ¿Demasiada fe? No comments. Y lo bonito que es decir: “esto me lo regaló un buen amigo cuando naciste y ahora que tienes 18 años te vas a coger tu primer pedo conmigo…”. Bueno, realmente a esa edad ya se habrá hinchado por sus propios medios. Pero no le quitemos el romanticismo al asunto.

Aquí os dejo algunas joyitas que van a estar mejor en unos cuantos años. No aguantar, no. Mejorar. Vinos de guarda. Apuestas de futuro. Back to the future.

1- Quinta da Muradella, Muradella 2012

Uno de los grandes viticultores de España, en un zona, Monterrei, donde destaca sobre la gran mayoría de sus acólitos de manera clara. Mayoritariamente treixadura, tan solo un 5% de monstruosa, es un ejemplo claro de hasta donde puede llegar esta uva con una refinada elaboración. Típicamente del Ribeiro, se podría esperar que esta variedad se mostrase mucho más madura en esta DO. De hecho, para mí, se podría considerar como un extensión de León por sus características climatológicas más que Galicia en si misma.

Nada de aromas cansinos y pesados. Piña, plátano y demás guarrerías. No, aquí tenemos un vino mineral, sutil, con volumen y una frescura que balancea el conjunto perfectamente. Este verano un 2010 mostró claramente el potencial de guarda de este vino. Lento en su desarrollo, con elegancia. Todo un caballero.

La ultima añada en el mercado es el 2012, y yo le daría 10 años sin ningún problema, 2022.

Se puede comprar en Gourmet Hunters a 37,45€.

Vinos de guarda Quinta Muradella Blanco

2- Viña Soledad 2005 Reserva

Otro blanco para la buchaca. Otro bombazo. Un clásico riojano de Bodegas Franco-Españolas. Esa parte oculta de la Rioja para mucha gente que, afortunadamente, parece que las bodegas están volviendo a dar importancia. Vinos clásicos. Vinos de guarda. Largas crianzas, buscando la madurez y el añejamiento bien entendido. La viura, acompañada por malvasía y garnacha blanca, da para esto y mucho más. Un vino que aun tiene cuerda para rato, de hecho la madera aún se marca claramente, pero es tal la fuerza, concentración y acidez que tiene en la boca que estoy seguro que encontrará su mejor momento en el 2025, 20 años sobre añada. Una auténtica heroicidad si tenemos en cuenta el precio, unos 15€. Yo ya tengo algunas durmiendo.

Se puede comprar en La Caja de Vinos (Madrid) a 15€.

Vinos de guarda Vina Soledad Tete de Cuvee

3- Mascarello Villero 2011

Cambiamos radicalmente de vino y de país. Italia. Posiblemente mis tintos favoritos. Al pie de los Alpes encontramos la región del Piamonte con su denominación estrella: Barolo, y su variedad la nebbiolo. Por resumir, una uva acida, tánica y alcohólica, de ahí que necesite tiempo en botella para afinar. Sin embargo sus aromas te conquistarán, exquisitez alpina, vino del renacimiento.

Mascarello es uno de los productores de culto de la zona, trabajo clásico usando bottis de gran capacidad en lugar de las típicas barrica de 225 litros de otras zonas. Se busca que la madera no esclavice al vino. Gracias. Este es uno de sus vinos top y no sale barato, pero sin duda os digo que os estaréis bebiendo uno de los grandes vinos del mundo.

Así pues, con unos 10-15 años en botella, nos podemos encontrar con aromas florales, trufa, cuero, hierbas de vermú. En boca ese tanino debería estar pulido y ser uno de los líquidos más finos, y a la vez cabrones, que nos podamos echar a la cara, incluso a la boca.

En Enoteca Barolo podéis encontrar la añada 2011 ahora mismo. Una añada que estará lista para su consumo mucho antes. Si quieres guardarlo para la comunión de tu chiquillo intenta hacerte con 2010 o 2006. 77€ tienen la culpa.

Vinos de guarda Barolo Mascarello Villero

4- Viña Arana reserva 2009 

Volvemos a La Rioja, los tintos de guarda españoles por excelencia. La tempranillo, y amigas, permiten estas orgías vínicas. Una de la bodegas más fiables a la hora de buscar vinos duraderos, o como inversión de futuro (viva la especulación) es La Rioja Alta, situada en Haro. Esta vez volvemos a bajar un poco el precio (una de cal y otra de arena) para los más roñosos y nos situamos en unos 15 euros. Imposible decir que no.

Catándolo ahora mismo es un vino joven donde los haya. No perdáis de vista que hablamos ya de una cosecha de 8 años a sus espaldas. No sé siquiera si se podría decir que este vino ha entrado en plena pubertad con sus espinillas esplendorosas, quizás tan solo sea un baby, quien sabe. Lo que es seguro es que desprende una frescura increíble que hace presagiar un buen desarrollo si lo guardamos en condiciones óptimas. Fruta roja, tierra, madera por integrar, y una textura finísima y de gran vino.

Yo lo abriría para el 2020 como poco, sin pudor y sin vergüenza. Lo podéis encontrar en muchos sitios, incluidas grandes superficies, sin miedo: 15€.

Vinos de guarda Vina Arana Reserva

5- Bruno Paillard Premiere Cuvee

Una de las opciones más inteligentes que podéis escoger para guardar es, en mi opinión, un buen champagne. No os preocupéis por las burbujas, estás deberían hacerse cada vez más cremosas, o incluso desaparecer para transformarlo en un vino tranquilo. ¡A quien le importa!

De nuevo la acidez vuelve a ser la vida, la barra de energía del street fighter, y en la región de la Champagne están sobrados de ella. Bollería, panadería, regaliz, un toque calizo delicioso, todo eso y más es lo que podéis encontrar en este vino después de unos años durmiendo a salvo. Maravilloso.

En nuestro caso localizamos una botella con un degüelle (marcado en la parte de atrás) de unos 10 años, que para resumir vendría a ser, a efectos prácticos de guarda, como la añada, es decir, desde cuando el vino está viviendo en la botella como el genio de la lámpara.

Prometo solo alegrías y sino que venga el encargado. Lo podéis comprar en Gourmet Experience de El Corte Inglés (os lo pongo fácil) por unos 46€.

Vinos de guarda Bruno Paillard via thewhiskyexchange.com

Vía thewhiskyexchange.com

6- Oloroso La Barajuela

Botellas contadas y casi vendidas desde su salida. Pichalarguismo de la gente colgando fotos en las redes sociales. Un oloroso, por desgracia, atípico. Uno de los mejores vinos de España para mi. Uno de los vinos de guarda que tienes que agenciarte, sin lugar a dudas. Es tal la potencia y clase que desprende, que sabemos de antemano que va evolucionar como un rey, que es justo lo que es, imperial. Un vino que quiere representar su procedencia y su pago, el terruño, como se hacía antiguamente cuando Jerez estaba en la cumbre. Esto es El Corregidor en el pago de Carrascal.

Quien esté acostumbrado a este tipo de vinos, lo primero que le va a sorprender es el color, no parece tan viejo, tan oxidado, como otros olorosos. Y ahí está la clave my friend, el señor Willy Perez quiere que seamos nosotros, en casa, con la botella bajo candado por si las moscas, quien le dé esa sosegada oxidación a través de los pequeños poros del corcho. Los aromas típicos de este tipo de vinos, frutos secos, caramelo, especias dulces, mantequilla… etc van a ir apareciendo con los años, de hecho ya están ahí, sutilmente, golpeando con toda la fuerza del suelo de albariza.

Quizás sea un poco tirarse a la piscina pero yo apuesto a que esto puede ser sublime en entre 15 y 20 años, veremos si valgo para adivino.

Para comprar esto tendrás que hablar con Cuatro Gatos Wine Club y rezar tres padres nuestros. El precio, claro está, como corresponde a un titán: unos 50€ absolutamente justificados.

Vinos de guarda Oloroso La Barajuela

7- Zárate Tras da Viña 2013

Volvemos a España, a Galicia y a un blanco. Vamos a desmitificar tópicos, el mito del Albariño del año, algo que yo pensaba que estaba resuelto hasta para el gran público. El albariño aguanta, evoluciona y mejora sustancialmente con la guarda. Está claro, ¿no? Ahora bien, ¿hasta dónde podemos ir? ¿qué podemos esperar? Esto, como siempre, depende de la calidad del productor, del estilo de vino…etc.

Uno de los grandes, sin lugar a dudas es Zárate. En el caso de este vino tenemos suelos fríos, de granito, el clima atlántico del Salnés. El vino no pasa por crianza en barrica, tan solo depósito de acero inoxidable con sus lías durante 24 meses.

Perfumado sin avasallar, directo, fresquísimo, extremadamente limpio y con una mineralidad desbordante. Así que sí, afirmo que este vino puede dar muchas alegrías con 10 años de botella. Un 2007 pasó por mis manos hace un par de años y estaba espléndido. Mantequilla con algas y una mineralidad radiactiva.

Podéis encontrar la añada 2013 en El Sumiller a unos 18€. Regalaó.

Vinos de guarda Zarate via vinissimus.com

Vía vinissimus.com

8- Domaine aux Moines Savennières Roche aux Moines 2004

Otro de los vinos que me suele dar mucho gustito pillar con algunos años son las Chenin blanc del Loira. Menos bebidos de lo que mi gaznate pide, a veces, se suelen encontrar botellas “perdidas” en algunos restaurantes y, realmente, no fallan.

El año pasado pude capturar un 2004 de este vino y, como buenos winelovers, lo llevamos a una cena en modo descorche. Mieles, orejones, incienso, especias asiáticas. Una boca profunda y fina. Estaba bueno el condenao.

No ha sido el único con el que me he topado, recuerdo especialmente un Nicolas Joly Clos de la Bergerie del 92 cortesía de Santi Rivas del Colectivo Decantado. Un compendio entre madurez y frescura fuera de lo común, personalidad.

Este en particular lo podéis encontrar en Santa Cecilia (Madrid) por unos 25€, nada caro teniendo en cuenta el orgasmo futuro. Pero si aún así queréis bajar un poco el precio no dudéis en darle unos años a vinos de 12-15€ de la zona. Sorprendente.

Vinos de guarda Domaine Aux Moines

9- Manyetes Vi de Vila Gratallops 2014

Aquí traigo una de mis uvas fetiche, la cariñena, también conocida como Mazuelo en otras zonas como Rioja. No confundir con la D.O. Cariñena. Rustica, con frescura si se sabe trabajar y mucha personalidad. Como siempre eso es lo que me pone, la diferenciación. En España el Priorat es una de las zonas de referencia para esta variedad, con cada vez más ejemplos de vinos monovarietales donde antes siempre entraba en combinación con la garnacha.

Este es el caso del vino que nos ocupa, que ha pasado a ser un coupage a contener un 100% de cariñena con el paso de los años, concretamente del pueblo de Gratallops. Suelos de pizarra, licorella, que le vienen como dedo al culo a esta casta. Con perdón. Para más señas la crianza se realiza en fudres de 2300 litros durante 22 meses.

Un afinamiento extenso pero cuidadoso. El priorato está viviendo un claro cambio en sus bodegas, dejando de lado la sobremaduración y los excesos dentro de lo posible. Y Clos Mogador es sin duda uno de los referentes de la zona. Lo lleva siendo ya años de hecho.

Un esponjoso 2006 fue uno de los hallazgos del año. Maduro, pura fruta negra, mineralidad, muy jugoso, con esa nota de guinda en licor debido a su edad. Un ramito de violetas.

Se puede comprar en Vinissimus por unos 50€, una apuesta segura si te gusta este estilo.

Vinos de guarda Manyetes Priorat via bestbuyliquors.com

Vía bestbuyliquors.com

10- Deux Montille Pernand-Vergelesses 1er Cru Sous Frétille 2014

Y terminamos con otro blanco, consciente de que han sido mayoría en este listado. Hace un tiempo vi comentarios de gente del sector diciendo que había que beberlos en sus primeros años, incluso en sus dos primeros, así ardáis en el infierno. Y es que no podía terminar de otra manera que con alguna representación de los mejores blancos del mundo, Borgoña y Chardonnay. Copiados hasta la saciedad, responsables incluso de los peores experimentos de la historia: chardonnay y madera por doquier en cualquier lado. Desde el Somontano hasta California, pasando por Australia.

Me da que no han entendido nada. Me da que no han asimilado que el uso de madera no es un fin, sino un medio. Tampoco en la Borgoña es oro todo lo que reluce. Hay que joderse con la madera y el wineloverismo….

En los mejores casos, como es el que nos ocupa, y sin necesidad de dejarnos la paga extra, podemos acceder a auténticos bombazos. Mandanga buena. El vino es capaz de “chupar” esa barrica y hacerla suya en forma de mantequilla, ahumados de la mejor cecina de León, crema pastelera..y aun así seguir conservando esa “tragabilidad” adictiva, señorío. Leyendas imitadas hasta la saciedad.

Un 2006 de este vino nos dio la tarde en Taberna Averías (Madrid). Tarde que se hizo noche sin darnos cuenta. Delicioso, de esos vinos en los que la comida te molesta.

Honestamente no tengo ni zorra de donde podéis comprar esto. Daros un pirulo hasta Taberna Averías a ver si hay suerte. Pero no lloréis, acercaos a vuestra vinoteca favorita y comprar un Borgoñita blanco decente. Si no te gusta, en unos años, lo pago yo.

Vinos de guarda Deux Montille Pernand Vergelesses Sous Fretille 2008 via moestue.com

Vía moestue.com

Foto de portada: Marco Mornati, Unsplash

2 Respuestas

  1. Jimmy

    Totalmente de acuerdo contigo, se han quedado cosas fuera. El vino que dices no lo he probado, a ver si le pones remedio 😉

    Gracias!

    Responder
  2. Vicente Vida Lanzas

    Hola Jimmy
    ¡Qué bueno que vuelvas a escribir por aquí! Me ha gustado tu lista, yo probablemente cambaría un par de referencias, supongo que como todos los pirados del vino que andamos sueltos por el mundo. Sólo voy a añadir uno, como apasionado por los vinos dulces y teniendo en cuenta que estamos refiriéndonos a vinos con capacidad de envejecimiento, creo que hay que añadir un oporto. ¿Qué te parece el Nieport Vintage 1980?
    Un abrazo
    Vicente Vida

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.